Color Notes

El apasionante mundo de las aves de Neuquén de la mano de Horacio Matarasso

4 October, 2012

El calorcito de la primavera que ya comienza a sentirse, le da la bienvenida a la temporada de avistaje de aves 2012. Y quién mejor para hablar de aves que Horacio Matarasso: el principal referente de la actividad en la región. Aprovechamos la oportunidad para hablar con él sobre la observación de aves en la Provincia: una actividad sumamente interesante que año a año atrapa a más personas que quedan asombrados con las 286 especies que se encuentran en nuestros paisajes neuquinos.

Horacio junto con Tito Narosky en la Feria de Aves de Sudamérica 2011.

Horacio Matarasso es biólogo especializado en ornitología y prestador habilitado de la actividad. Actualmente vive en San Martín de los Andes donde dirige el Centro de Ornitología de la Universidad Nacional del Comahue. Él nos cuenta que su pasión por las aves se despertó en la adolescencia: “de niño me atraía la naturaleza, un poco motivado por uno de mis abuelos que viajaba y exploraba selvas y sitios lejanos. Yo admiraba sus historias y ya en la primaria quería ser biólogo. ¡Luego en la adolescencia me “rateaba” del colegio para ir a observar aves!”

Martín Pescador Grande, foto de Miriam Santillán.

Desde 1996 vive en San Martín de los Andes; un lugar que estima profundamente y que considera un sitio excelente para el avistaje de aves: “Lo elegí porque es un lugar maravilloso, y cuánto más conozco del mundo, (y viajo mucho) más me gusta. Acá pude combinar mi pasión como observador de aves con un estilo de vida. En cuanto a las aves, la ubicación del pueblo es estratégica, pues es el punto de encuentro de 3 regiones naturales: el bosque, la estepa y las praderas altoandinas. Y además está a un paso del “Monte” (región fitogeográfica) y de la costa del Pacífico. Por otro lado soy fanático de San Martín de los Andes, y como dije; cuanto más viajo por el mundo más me gusta… su calidad de vida, la gente, el aire, el bosque. Aquí ya nacieron y crecieron mis hijos y ya eché mis raíces.”

Cachudito o Torito pico negro sobre jarilla, foto de Miriam Santillán.

Su pasión por la actividad la supo contagiar a la comunidad de San Martín de los Andes, que hoy vive la observación de aves con mucho entusiasmo y fervor. Una prueba contundente de ello es el nivel de participación del concurso del Ave Símbolo de la localidad que finalizó hace poco: “La verdad es que nadie esperaba tal respuesta. Participaron 30 organizaciones de la ciudad y 12.000 vecinos votaron “las primarias” en las que se eligieron los 8 candidatos. Ahora hay mucha expectativa para el 19 de octubre que es el día de la elección ¡y ya se puede votar por Internet!

Churrinche, foto de Gustavo Durán bajo licencia Creative Commons.

Horacio hoy está dedicado casi por completo a las aves, un trabajo, que asegura, es un verdadero placer. Es evidente que lo disfruta a pleno: “No conozco una actividad más placentera que salir en un lindo día con amigos a mirar aves, entrar a sitios naturales y comer cosas ricas mientras compartimos esa pasión. Y si podemos ver una especie que nunca hayamos visto, ¡es un festejo de alegría!”

Foto de Claudio Sarco.

La cantidad de especies de aves que tenemos, la belleza de nuestros paisajes y el aumento constante e incesante de seguidores de la actividad, han hecho que el avistaje de aves esté en franco crecimiento en Neuquén: “¡El crecimiento que ha tenido es increíble! Recuerdo cuando llegué a vivir a Neuquén hace menos de 20 años, atraído por las posibilidades de desarrollar la actividad. Comencé por dictar cursos que enseguida fueron bien recibidos y hoy hay más de 1000 fanáticos en toda la Provincia que participaron de los cursos.” Horacio considera que el apoyo del Estado es importante: “Y luego llegó el impulso fuerte de Neuquentur, que comenzó a apuntalar la actividad desde 2003, y desde entonces fuimos a promover a Estados Unidos, Inglaterra, etc. Neuquén participó activamente de diversas ferias y así comenzó a crecer el turismo de observación de aves, a tal punto que la Provincia quedó posicionada como sede de la Feria de Aves de Sudamérica.”

Horacio Matarasso en una salidad de campo.

Además comenta algunos datos que dan fe de este crecimiento: “El año pasado ingresaron 100.000 observadores de aves al país (datos recolectados por el Ministerio de Turismo de Nación y obtenidos en el Aeropuerto de Ezeiza) y los tres destinos favoritos resultaron Iberá, la Costa Atlántica y Neuquén.”

Gracias a su conocimiento en aves, Horacio ha recorrido numerosos lugares del mundo participando de diferentes eventos. El último evento en el cuál participó hace 2 meses fue en Inglaterra: Birdwatching Fair 2012 (Feria Internacional de Observación de Aves). Dicha experiencia lo convenció aún más acerca de la potencialidad que tiene la Provincia: “En primero lugar uno toma conciencia de donde estamos. Tenemos un producto de excelencia. Neuquén tiene tantas especies de aves como Inglaterra, donde hay millones de observadores. También pudimos percibir lo fuerte de la marca Patagonia.” En ésta feria Horacio logró conseguir el compromiso de Tim Appleton, el principal referente de Birdwatching a nivel mundial, a participar de la Feria de Aves de Sudamérica este año. Sin duda su presencia será más que importante para éste evento que se realiza en el mes de noviembre, en San Martín de los Andes, y el cual constituye una excelente oportunidad tanto para aquellos que ya están en la temática como para aquellos que recién se están acercando.

Participantes de la Feria de Aves de Sudamérica 2011 en San Martín de los Andes.

Definitivamente la Provincia es un lugar ideal para el avistaje de aves. En la actualidad Neuquén registra 286 especies de aves. Dos de las últimas especies agregadas al listado, Matarasso tuvo el honor de participar de su descubrimiento. Ellos son la “Tenca” y el “Choroy”. “El descubrimiento de la Tenca y el Choroy nos deja la enseñanza de que hay que seguir buscando, aun cuándo parece que ya vimos todo. Con la Tenca, que es un tipo de calandria, la anécdota fue: mientras estábamos dando el curso de aves en Las Ovejas, veíamos una Calandria y decíamos: “es la Calandria patagónica”, pero un alumno del curso, Rodrigo Seró, maestro del lugar, dijo: “las calandrias acá no son ninguna de las que ustedes dicen”. Yo le dije: “no puede ser… sacale una foto y vas a ver”. Él le sacó la foto y me la mandó. Cuando la vi en detalle me quedé helado. Era como él decía… y ¡estábamos frente a la Tenca! Luego volvimos en varias oportunidades y le preguntábamos a la gente vieja del lugar: “¿qué es ese pájaro?”, señalándolo. Y todos contestaban lo obvio: “una Tenca”. Muchos ornitólogos habían estado en el lugar pero nadie lo había notado. Con el Choroy fue parecido. Estaba guiando a un observador de Estados Unidos cerca del volcán Lanín, y de repente pasaron dos Choroys. En Neuquén hay varios sitios que tienen su nombre, pero pensábamos que podía ser un error…y el error era nuestro.” Finalmente Horacio reflexiona: “Observar aves es un aprendizaje que nunca se acaba”.

Tenca, foto de Flavio Camus bajo licencia Creative Commons.

Él manifiesta una admiración profunda por las aves… “A mi me gustan muchas especies: el carpintero gigante en el bosque, el cóndor cuando baja al suelo, el tero cuando estoy con alguien que lo ve por primera vez…”

Cada experiencia que ha vivido con las aves, lo estimula a seguir desarrollando la actividad y lo arraiga cada vez a ese maravilloso mundo. Una de esas experiencias lo sorprendió gratamente: “En 2005 hicimos un equipo de cuatro para participar del “Ornitlón”, una competencia de 24 hs. observando aves, cada uno en su lugar. Nosotros nos inscribimos para divertirnos, sabiendo que no podíamos ganar contra equipos que estaban en Misiones, Corrientes o provincias que son famosas por la cantidad de especies. Cuando la competencia terminó mandamos los resultados, que en nuestro caso fueron 98 especies entre las que vimos ese día en la estepa y las que vimos en el bosque. Nos quedamos helados cuando nos dijeron que habíamos visto más que todos en el país. Creo que ahí terminamos de darnos cuenta lo valioso que es el sitio en que vivimos.”

Cacholote pardo sobre un parral, foto de Miriam Santillán.

Más allá de su conocimiento indiscutible, Horacio tiene un carisma y una pasión por las aves que contagia con facilidad. A través de sus talleres y cursos ha estimulado a muchas personas a acercarse a ésta extraordinaria actividad. “Cuando quiero que alguien conozca trato simplemente de llevarlo un rato, aunque sea un par de horas a que vea en persona de que se trata… ¡esto es mejor que contar! Y el que lo hace generalmente se sorprende… la actividad atrapa y suelo escuchar: “pensar que todo esto estaba a mi alrededor y no lo había visto.”

Gracias a su dedicado trabajo y su amor por lo que hace, hoy en la Provincia existen 5 C.O.A´s (Centro de Observación de Aves) gestados por él y más de 1200 personas que siguen en forma dedicada ésta actividad.

Horacio Matarasso.

Es importante mencionar que el avistaje de aves, cualquier persona la puede realizar, no hay limitaciones, solo requiere de un poco de curiosidad y ganas de conocer y descubrir recorriendo los paisajes neuquinos.

¡Gracias Horacio!

Feria de Aves de Sudamérica

Foto de portada: Cláudio Timm bajo licencia Creative Commons