Localidades Neuquinas

Las Ovejas

13 mayo, 2015

Distante a 491 km. de la capital neuquina, se llega a la misma a través de las rutas nacionales Nº 22 hacia el oeste, la Nº 40 hacia el norte hasta Chos Malal y de allí se toma la Ruta Provincial Nº 43 hasta arribar a la localidad. Se constituye como “puerta de ingreso” a muchos de los principales atractivos de la zona integrando así el Corredor Neuquén Norte junto al resto de las localidades de la región como Chos Malal, Andacollo, Manzano Amargo, Huinganco y Varvarco.

Paisaje típico del norte neuquino.

Actividades y circuitos muy cerca de la naturaleza

Montañas, ríos y lagunas ofrecen a los visitantes actividades de aventura como trekking, mountain bike, kayak, cabalgatas en un marco natural extraordinario propio del norte neuquino.

Ríos y arroyos de agua transparente bajan serpenteantes de la Cordillera de los Andes: Nahueve, Neuquén, Buraleo, Butalón y Ranquileo brindan a los amantes de la pesca una agradable jornada. Especies como truchas arco iris, pejerreyes patagónicos o percas habitan los espejos de agua de la región.

Vista hacia las cascadas en ANP Lagunas de Epu Lauquen.

Las lagunas de Epu Lauquen constituyen un Área Natural Protegida Provincial que protege un bosque de roble pellín, antártica y pumillio que sorprendentemente se desarrollado allí gracias a un ingreso de aire húmedo proveniente del océano Pacífico.

El área posee innumerables senderos donde es posible practicar trekking, mountain bike y observación de fauna, como el sendero interpretativo “Hayas del Sur”. La observación de aves aquí tiene un condimento especial, pues allí se puede apreciar un ave que en nuestro país solo vive aquí (endémica), el Huet huet castaño.

Ingreso al Parque Arqueológico Colomichicó.

También pueden encontrarse antiquísimos vestigios de las comunidades originarias como las que se manifiestan en los petroglifos de Colomichicó, a pocos kilómetros de Las Ovejas. Es uno de los más importantes yacimientos de arte rupestre de la Patagonia y América. Comprende unas 600 piedras grandes y medianas que presentan grabados sobre su superficie.

Un pequeño pueblo con una gran historia…

Sus primeros habitantes fueron los pehuenches, que utilizaron el lugar como invernada para sus animales. Posteriormente lo comenzaron a utilizar los crianceros de ovejas (de allí su nombre) de origen chileno que a partir de 1880 comenzaron a establecerse allí de forma permanente. En ese tiempo existían los llamados “bandoleros” (hoy conocidos como cuatreros) cuyos referentes más importantes fueron los hermanos Pincheira: populares por sus aventuras y hazañas robando animales y cruzándolos hacia Chile.

Fiesta de San Sebastián

Hoy la localidad tiene alrededor de 2100 habitantes (según proyección Censo 2001) que viven de la actividad forrajera, administrativa y ganadera principalmente. La trashumancia continúa siendo el método de crianza, una modalidad ancestral que sigue manteniéndose en la región. La comunidad de Las Ovejas es muy devota del popular santo San Sebastián, tal es así que todos los años en el mes de enero se celebra una gran fiesta en su honor. Otro evento de relevancia en la localidad es la Fiesta de la Lana y la Cueca (en diciembre): una fiesta que lleva más de 20 ediciones donde se rinde homenaje a una de las actividades más antiguas de los crianceros locales a través de la cueca, un baile de origen chileno muy popular en la región.

… y con todo lo necesario para el visitante.

Aunque la localidad es pequeña dispone para el visitante de los servicios necesarios para garantizarle una buena estadía: variedad de establecimientos de alojamiento extrahoteleros y servicio de alimentación, abastecimiento de combustible, cajero automático, transporte público y Oficina de Informes Turísticos.

Las Ovejas tiene el encanto típico de los pueblos cordilleranos del norte neuquino: tranquilidad y naturaleza, que junto a la calidez que transmite su gente, resultan una combinación ideal para aquellos que desean pasar unas vacaciones distintas.