Notas Destacadas

Un lugar, una foto, un instante de Neuquén inmortalizado a través de una lente

23 julio, 2012

Lo más bello de nuestra querida Provincia, lo más asombroso de los paisajes de nuestra tierra. Instantáneas que nos atraen y movilizan hacia el profundo interior, el nuestro, el personal, y el del propio Neuquén. Así nos cautiva Gerardo “Toto” Franchi con sus capturas, mágicas y plenas de horizonte.

“Yo vine acá porque hay una foto sacada de allá arriba que me alucinó, entonces quise conocer este lugar. Hicimos 1500 kilómetros para venir acá por esa foto”. Así comenzó la historia, donde la fotografía se convirtió en afición… en pasión. Fue en el lago Paimún, cuando un joven de la provincia de Buenos Aires dijo esas palabras sin saber que inesperadamente allí se encontraba el autor de la foto.

“Volcán Lanín… Espejismo… Tres años después…” (Paimún. Junín de los Andes)

Así recuerda “Toto” Franchi, con asombro y alegría, ese momento único: “me llenó de satisfacción, el poder que tiene una fotografía ¡Fueron a Paimún por esa foto!… una cosa de locos”.

“Reflejos en el Escorial” (Lago Epulafquen, Junín de los Andes)

Gerardo Franchi, conocido como “Toto”, es un fotógrafo aficionado, que un día enfocó para siempre ese paisaje sureño, y después de idas y vueltas decidió subirlo al programa Google Earth desde su cuenta del sitio web Panoramio (que nuclea fotógrafos de todo el mundo): “…la tenía de protector de pantalla en la oficina… la gente que venía me decía: ¡che que linda foto! Les contaba que era del lago Paimún. Y ahí me dije: la voy a subir a ver si me la acepta Google Earth. Y bueno así hice… Cree una cuenta en Panoramio y me tomaron la foto”. Enseguida me empezaron a comentar, y me hacían consultas de todo el mundo”, cuenta Gerardo con gran orgullo.

“Ruta de los Siete Lagos, Lago Lácar” (San Martín de los Andes)

A partir de allí, y poco a poco, comenzó a subir más imágenes, y a recibir más y más comentarios. Algunas de sus fotografías han llegado a tener hasta 70.000 visitas.

“Atardecer en Dique Planicie Banderita”

Cada paisaje que recorre se convierte en arte: “Yo trato de reflejar el momento. Viajo muchísimo, y en la ruta hay lugares en donde siempre encontrás cosas raras o algo para prestar atención. Entonces trato de buscar el mejor foco para reflejar ese momento”

Tal es así que la cámara se transformó en su amiga íntima, con ella compone lo que siente, con ella comparte la mirada: “me gusta retratar lo que yo veo en ese momento. Trato de perfeccionarme”.

“Homenaje al lago Nahuel Huapi, lugar más afectado por la erupción del volcán Puyehue…” (Brazo Rincón)

Una foto…, un instante…, un lugar de Neuquén inmortalizado a través de su lente, que recorre todo el mundo. Muchas de sus fotos, casi mágicamente, revelan que supo estar en el lugar indicado y en el momento justo.

“Otra vez el sombrero”. (Huechulafquen. Junín de los Andes)

“Cada foto tiene su historia”, afirma. Él se acuerda de cada una de ellas. Y las sabe sintetizar a través de los títulos con que bautiza a cada una al publicarla.

“… éstos son los pilares de Añelo” relata con emoción Toto.

“El Caracol” (Los Pilares. Añelo)

Hoy tiene publicadas en la web alrededor de 175 fotografías de paisajes de todos los rincones de la Provincia del Neuquén y de gran parte de la Patagonia, de las cuales 153 están presentes en Google Earth. Observando sus publicaciones, se aprecian comentarios en todos los idiomas. Él contesta cada uno de los ellos de una manera cálida, agradecida y dedicada. Por lo que no sorprende la cantidad de amigos que ha logrado por este medio: Hoy se lamenta no poder asistir en septiembre al casamiento de su amiga Maja que vive en Alemania. Y recuerda que queda pendiente un encuentro con varios de ellos en Villa La Angostura.

“Mari Menuco II”

Toto asegura no haberse imaginado lo que sus imágenes generan en las personas… ni lo que generan en él también.

Conoce muy bien la profundidad del campo, la tranquilidad del interior; Toto sabe que nuestros vientos se llevan el aroma de los ríos y los bosques neuquinos hacia otros meridianos, y que sus fotografías tienen la misma génesis, y llevan impresas el mismo destino; el de trascender las fronteras y navegar por lugares lejanos.

“…ésta es la estación abandonada de Challacó” cuenta Toto. De la cual nace una anécdota casi increíble: “Lloyd, un muchacho de Australia, me dice: ‘Toto, le mostré la foto de la estación abandonada de Challacó a mi mamá, y le encantó, ¿la puede pintar?’. Sí, ¡como no!, que la pinte… y hace un par de semanas me escribió y me dijo: mi mamá ya terminó el cuadro” Gerardo muestra la imagen del lienzo a la par de su foto…, “Pero eso no es lo más loco; ¡él se quedó con la réplica y me va a mandar el original de Australia!”.

“Challacó” (Paraje del centro neuquino)

Además, agrega que esa misma instantánea fue materia de inspiración en otro lugar del planeta. Un amigo francés, que hace música electrónica, después de ver la misma foto, nombró a una de sus canciones “Challacó”: “y entonces hizo un tema y ¡le puso de nombre “Challacó!”.

Asegura que adora éstos paisajes que integran la estepa patagónica, rodeada de arbustos y arenas rojizas, así como ser fiel testigo de la belleza de los bosques del sur, poblados de árboles, lagos y montañas…

“Testigo” (Nahuel Huapi. Villa La Angostura)

… sin olvidarse del paisaje del norte neuquino moldeado en la cordillera del viento…

“Sombra al Tromen” (Volcán Tromen. Norte Neuquino)

… ni de los firmes pehuenes que componen el paisaje de Caviahue…

“Río Agrio” (Caviahue)

… ni mucho menos de los colores de las chacras del Alto Valle.

“Alamos” (Alto Valle de Neuquén)

Conoce en profundidad el activo que tenemos los neuquinos en nuestra tierra, y sabe transmitirlo de una manera tan cálida que despierta el interés de las personas en visitar la Provincia: “Realmente la belleza natural que tenemos acá en otros países no lo ves, por eso la gente se engancha tanto que luego quiere venir.” De hecho, muchos de ellos lo han venido a visitar, y él los ha acompañado a recorrer diferentes lugares de la Provincia, que él conoce de punta a punta.

“Los reflejos del Volcán” (Volcán Lanín, Junín de los Andes)

Toto afirma que cada fotografía tiene una historia, y que deben “representar la esencia del lugar”. En cada imagen se detiene, comenta una nueva historia: “ésta es una foto que saqué desde Planicie Banderita en un atardecer hermoso, un azul impresionante…”

“Una Estrella” (Planicie Banderita)

“Yo le puse ‘una estrella’ porque veía una estrella.” Un amigo averiguó que en realidad se trataba de una gran casualidad; eran Venus y Mercurio que increíblemente estaban alineados y dispuestos para la cámara de Toto.

“Atardecer en Planicie Banderita IV”

Citando a Paulo Coelho: “No todo en la vida es de un color o de otro… miren sino el arco iris”; Gerardo hace mención a lo que parece casi una paradoja; su daltonismo, el cual no le resulta en lo más mínimo un impedimento para dedicarse a la fotografía.

El paisaje, el momento y los sentimientos… “unidos para siempre” en cada imagen que su creatividad forja a través de su lente.

Quila Quina (San Martín de los Andes)

Sus fotografías son una invitación para una pausa, para el descanso, y para emprender un inolvidable recorrido por nuestra tierra. Un hombre fresco, transparente, y predispuesto, que con sabiduría funde en cada imagen una parte de sí mismo, llevando en el alma el orgullo de mostrar la Provincia a todo el mundo…, un digno embajador de Neuquén.

Gracias a Gerardo “Toto” Franchi: www.panoramio.com/user/2085528