Notas Destacadas

En el reino del Pehuén

23 Agosto, 2012

La Ruta del Pehuén, una ruta natural que la Subsecretaría de Turismo de la Provincia del Neuquén y los municipios involucrados, intentan fortalecer con acciones que pongan en valor su singularidad y riqueza natural y cultural. A través de una agenda de trabajo que se inició en la localidad de Aluminé el pasado mes de julio, donde participaron comerciantes y prestadores, la Administración de Parques Nacionales, la Corporación Interestadual Pulmarí, el Consejo Zonal Pehuenche, el Ministerio de Turismo de la Nación, la Susbsecretaría de Turismo provincial, comunidades mapuche, autoridades locales y demás actores involucrados en la actividad turística local, se comenzaron a delinear las estrategias para difundir y posicionar una propuesta única en toda la Patagonia.

Tres destinos turísticos de la Provincia del Neuquén – Aluminé, Villa Pehuenia-Moquehue y Caviahue-Copahue – se distinguen por los bosques de milenarias araucarias araucanas, el mítico Pehuén del pueblo originario mapuche. Quien elija visitar Neuquén podrá disfrutar de una maravillosa experiencia que conjuga actividades en la naturaleza con termalismo, deportes de aguas blancas y festividades populares entre otras propuestas.

Testigos mudos del paso del tiempo, milenarios ejemplares de pehuenes (araucarias araucanas) crecen en plena cordillera neuquina, aferrándose a las rocas y elevándose hasta el cielo. Árbol emblema de la Provincia – único lugar de Argentina donde crece – es reconocido por su particular forma y por lo que representa para los pueblos que se formaron a su amparo. Su fruto – el piñón – alimentó a generaciones y aún es empleado en la cocina regional.

La vida gira en torno al pehuén en tres poblados neuquinos: Caviahue-Copahue, Villa Pehuenia-Moquehue y Aluminé. Todos están inmersos en áreas protegidas de jurisdicción nacional o provincial. Todos celebran sus fiestas populares tomando como eje a la araucaria araucana: en Caviahue, la Fiesta Provincial del Piñón, en Pehuenia el Festival del Chef Patagónico y en Aluminé, la Fiesta Nacional del Pehuén. Todas ellas se celebran en otoño, época en que la araucauria echa a andar un nuevo ciclo a través de su fruto.

Poco más de 300 kilómetros hay entre Caviahue, la localidad más al norte donde crece el pehuén, y Aluminé. Recorrer el camino que pasa por Villa Pehuenia constituye en sí mismo un atractivo y determina la necesidad de detenerse a disfrutar del paisaje y las propuestas que se ofrecen al turista en cada uno de estos destinos. Las rutas que vinculan a las tres localidades son – de sur a norte -: ruta provincial 23 que va de Aluminé a Villa Pehuenia y sigue hasta el paso internacional Pino Hachado desde allí se toma por la ruta nacional 242, se empalma con la RP 21 y luego se continúa por la RP26 que llega hasta Caviahue-Copahue. Salvo la RP23, que en su gran parte es de ripio consolidado, todas las demás trazas están pavimentadas.

Cada uno de los destinos que conforman la “Ruta del Pehuén” cuenta con infraestructura de servicios para recibir al visitante – en total disponen de más de 6.000 plazas hoteleras – y propone como valor agregado la tranquilidad que brinda estar en este rincón de la Patagonia. Es una propuesta ideal para disfrutar en verano pero también contiene actividades de invierno en dos estaciones de esquí: el Cerro Caviahue en la localidad homónima y el parque de nieve Batea Mahuida en Villa Pehuenia. Este último es el único del país que es administrado por una comunidad mapuche, la Comunidad Mapuche Puel.

Aluminé

La localidad de Aluminé está ubicada en el centro oeste de la Provincia del Neuquén, entre la Cordillera de los Andes y la margen oeste del río del cual toma su nombre. Propone a quien la visite vivir una experiencia natural, en un entorno paisajístico que se destaca por la presencia de ríos de montaña que resultan ideales para la práctica de deportes en el agua.

De hecho, el departamento Aluminé en su conjunto – incluyendo Villa Pehuenia y Moquehue – cuenta con la mayor cantidad de kilómetros de ríos de montaña de la Provincia. Con sus variados caudales y desniveles, la accesibilidad a los sitios y la calidad del entorno, hacen de este un destino ideal para los aficionados a la pesca deportiva. En los alrededores de la localidad existen más de media docena de ríos y arroyos con una buena población de truchas.

La proximidad al río Aluminé favorece el crecimiento de las actividades de pesca y rafting; esta última intenta posicionarse como una alternativa de turismo de aventura. También dispone de una amplia gama de alternativas para el turismo no convencional, caminatas, kayak, cabalgatas, trekking, mountain bike, 4×4, montañismo, agroturismo, campamentismo y balseadas familiares, entre otras, que se suman a los paseos y las actividades recreativas tradicionales.

Los ríos de la zona ofrecen diversas alternativas para el desarrollo de actividades recreacionales y de aventura. El río Ruca Choroy es uno de los mejores de la Patagonia para el kayak; sus rápidos y dificultades en la navegación resultan apasionantes para quienes gustan de las emociones fuertes. El río Aluminé, en tanto, es ideal para la práctica del rafting, tanto para principiantes como para profesionales del deporte. Sus aguas cristalinas chocan contra las rocas del cauce; de solo verlas se siente lo extremo de la experiencia. Se puede descender por sus rápidos durante todo el año aunque el deshielo primaveral le aporta mayor caudal y lo torna desafiante.

Varias fiestas populares captan el interés de residentes y visitantes: la Fiesta del Río, la Fiesta del Rafting – categoría Turista y la Fiesta Nacional del Pehuén.
En ambientes cercanos a la localidad, alrededor de los Lagos Ñorquinco, Ruca Choroy y Quillén, crece además del pehuén el roble pellín y el raulí – únicos bosques protegidos a nivel nacional -. Las comunidades mapuches le ofrecen al visitante relacionarse directamente con su cultura.

Algunos lugares para conocer y disfrutar aquí son: circuito Pehuenia, lagos Ruca Choroy, Quillén y Hui Hui – Parque Nacional Lanín.

Villa Pehuenia-Moquehue

Villa Pehuenia, distante poco más de 60 kilómetros de Aluminé, es el lugar elegido por quienes buscan conjugar en sus vacaciones hospitalidad, seguridad, servicios y aventura. Rodeada por cordones montañosos, se desarrolla en torno a la margen norte del lago Aluminé. Está inmersa en bosques de pehuenes de los cuales recibe su nombre y atravesada por dos áreas provinciales protegidas: Chañy y Batea Mahuida.

Villa Pehuenia conforma un solo municipio junto con Moquehue, otro pequeño poblado ubicado casi en el límite con Chile. Propone a los visitantes y turistas, que buscan un verdadero contacto con la naturaleza, innumerables recorridos que se pueden realizar durante las cuatro estaciones del año. Numerosas playas de arena bañadas por un espejo de aguas prístinas, dejan listo el escenario para que en él se refleje la belleza paisajística del entorno.

Tal vez el recorrido más conocido en esta zona del Neuquén sea justamente el Circuito Pehuenia que, con 130 km de extensión, propone pasar por arroyos y cascadas, ríos y lagos, montañas y bosques de pehuenes donde impera el silencio. Un paseo que invita a conocer los lagos Aluminé, Moquehue, Ñorquinco, Nonpehuén y Pulmarí y un paisaje que según la estación se viste de diferentes colores.

A solo 10 kms del centro de la villa, se ubica el cerro Batea Mahuida. Situado a 1900 m.s.n.m, en temporada estival se convierte en un lugar recreativo muy particular, donde el visitante puede acercarse al pie del volcán e ingresar hasta la laguna del cráter. Desde la cima pueden apreciarse los volcanes Lanín, Villarrica, Llaima y Lonquimay.

Para los más aventureros hay varias propuestas interesantes. Una de ellas es visitar el Paso del Arco, un recorrido de unos 50 km. de ida y vuelta hasta el antiguo paso a Chile que actualmente está desactivado. Es un camino de arena volcánica, tierra y ripio, en su trayecto se aprecian bosques de araucarias milenarias y campamentos de crianceros. Antiguamente, este paso se utilizaba para llegar a Lonquimay o a Liucura, en territorio chileno.

Si se quiere cruzar al vecino país se puede hacerlo a través del Paso Icalma que sí está habilitado y permite acceder a Temuco, la ciudad más importante del sur chileno, distante 130 kilómetros de esta localidad.

Quienes disfrutan de los paseos en 4×4 pueden hacer un circuito cerrado de unos 45 km bordeando el lago Aluminé. En la villa se puede realizar un city tour, disfrutar de las playas que caracterizan el lago e incluso realizar algún paseo lacustre. En el paraje La Angostura, donde se unen los lagos Aluminé y Moquehue, la comunidad mapuche Puel ofrece servicios de camping organizado, caminatas o cabalgatas guiadas por sus integrantes.

Caviahue-Copahue

Siguiendo hacia el norte, en este recorrido que tiene como excusa al pehuén, se llega a Caviahue y Copahue que brindan al turista multiplicidad de opciones en temporada estival y cuentan con servicios de alojamiento, gastronomía y entretenimiento.

Caviahue y Copahue – casi a 2.000 m.s.n.m – conforman un solo municipio. Están a 19 kilómetros de distancia entre sí, dentro de un parque provincial de 28 mil hectáreas creado para conservar el bosque de araucarias y donde existen manifestaciones termales de origen volcánico. Las fumarolas del suelo mineralizan las aguas de deshielo y fangos, formando las distintas manifestaciones termales: barros, aguas, vapores y algas termófilas.

En verano, Caviahue brinda la posibilidad de hacer trekking, cabalgatas, ascensos en cerros y al volcán Copahue, paseos en cuatriciclos y pesca deportiva. Quienes se inclinen por el senderismo, podrán emprender caminatas y travesías sobre superficies diversas, como terrenos de mallines, arenas volcánicas y pedregosas y bosques de araucarias. En tanto, el volcán Copahue y los cerros Negro y Pirámide se convierten en perfectas paredes para realizar ascensos con la ayuda de cuerdas y arneses.

A lomo de caballos, es posible inmiscuirse en tierras mapuches para descubrir sus costumbres y cultura. Existen diversos itinerarios de cabalgatas como las que recorren las cascadas del río Agrio, del Basalto, La Cabellera de la Virgen, La Culebra, del Gigante y Escondida. Un periplo más extenso, de cuatro horas de duración, permite conocer las mencionadas cascadas y tras ascender por bosques de araucarias, alcanzar el hito Pucón-Mahuida, en el límite con Chile.

Otra propuesta es conocer la laguna Escondida, un sitio perfecto para realizar avistaje de aves autóctonas y disfrutar de una espectacular vista de la villa Caviahue. La cabalgata se combina con trekking cuando se trata de explorar el volcán Copahue: (solo con guías) en este paseo los visitantes harán un recorrido a caballo atravesando el centro de esquí Caviahue y a un kilómetro del cráter del volcán, comienzan un ascenso a pie.

Otro de los sitios escogidos para llegar a caballo es la laguna Hualcupén y el valle homónimo. Esta excursión también permite la variante de pernoctar una noche en la montaña, disfrutando los cielos neuquinos con una cena típica y vino caliente.
Por otra parte, los senderos del cerro Caviahue también son aptos para experimentar la adrenalina que generan los cuatriciclos. En tanto, quienes buscan la calma que proporciona la pesca deportiva podrán practicar las modalidades Spinning, Trolling y Fly Casting en las innumerables lagunas del Parque Provincial Copahue.

Las propuestas de aventura de Caviahue se combinan a la perfección con una relajante estadía en las Termas de Copahue. Este rincón de la Patagonia, favorecido con manantiales y lagunas termales naturales de donde se extraen los fangos, aguas, vapores y algas, permanece abierto solo de Diciembre – Mayo.
La villa de Copahue, que alberga todo el complejo, está rodeada por un paisaje moldeado por la acción volcánica, las marcas de las glaciaciones y la erosión del viento. Esto hace que su entorno árido y rocoso le imprima cierta apariencia lunar.
La superficie total del complejo Termal de Copahue es de 10.500 m2 con una capacidad de 2.500 baños termales diarios. Los diferentes programas termales son indicados en forma personalizada por el equipo de profesionales médicos, kinesiólogos y dermatólogos del Complejo, combinando los diferentes recursos termales y técnicas.

Copahue ofrece programas terapéuticos personalizados osteoarticulares, dermatológicos, respiratorios, digestivos y preventivos; programas de antiestrés y belleza que combinan propiedades terapéuticas y fangos termales, con técnicas y actividades que alivian los efectos del stress, recuperan la salud y la estética de la piel; programas reenergizantes y antiestrés y servicios de belleza facial integral que incluye máscara facial y capilar de fango, limpieza profunda, tonificación, hidratación y masaje facial y capilar.