Notas Destacadas

Alejandro Santana, el arte de expresar la fe

29 Agosto, 2012

Hablar de Alejandro Santana es hablar ciertamente de Junín de los Andes y el Vía Christi en el cerro La Cruz. Conocerlo y recorrer sus obras nos llevan inevitablemente a la admiración de la sabia comunión y armonía entre la cultura católica y la cultura mapuche que supo dar a través de sus magníficas esculturas.

Escultor consagrado, arquitecto de profesión, Santana es reconocido por la calidad de sus obras admiradas por los visitantes de todas partes del mundo.

El Vía Christi resulta, sin duda alguna, una obra emblemática que refleja pasajes de la vida de Cristo de una manera muy particular, ya que los mismos están acompañados de rostros mapuches junto con personajes de la historia de la localidad de Junín de los Andes como Ceferino Namuncurá, Laura Vicuña, Rosa Cañicul y el Padre Mateo.

Una de las estaciones del Vía Christi en el Cerro La Cruz, Foto de Alejandro Santana

Dentro de esos personajes, Ceferino es un buen ejemplo de la conjunción de la ideología Cristiana y Mapuche representada en un ser humano. En este sentido Santana manifiesta: “Él es un santo popular, el pueblo lo había santificado mucho antes de la beatificación del 2008 antiguamente se decía “Vox Populi Vox Dei” (La voz del pueblo es la voz de Dios). Él sintetiza las dos culturas, la de los originarios y la cristiana. Él fue hijo de un cacique y de una cautiva y de alguna manera les transmitieron creencias que estaban relacionados con estos dos mundos, dentro de una mirada en la que uno se presenta con sus raíces ante algo que es mucho más amplio, y que es su libertad, para intentar ver el misterio inconmensurable en el cual estamos parados que es la Vida. Y él, con esas dos riquezas que tenía es como va desarrollando su vida. El hecho de que su misma familia y la misma comunidad pidieran que sus restos estén en territorio mapuche indica que hay una fuerte presencia de integración en su pueblo. De alguna manera es un símbolo de lo que sucede con el mestizaje en América y en especial en la Patagonia.”

Sus palabras están haciendo mención a un suceso importantísimo, ya que el 12 de Agosto de 2009 se trasladan los restos de Ceferino desde la localidad bonaerense de Pedro Luro a San Ignacio, su comunidad originaria. Evento en el que él tuvo el honor de participar y del cual recuerda con mucha emoción:

Traslado de los restos de Ceferino a San Ignacio en 2009, Foto de Alejandro Santana

“…Fue muy hermoso, fue una lucha que costó mucho y que terminó en el traslado de los restos de Ceferino a caballo desde el centro comunitario de San Ignacio hasta su santuario al pie del cerrito de la cruz, donde se le celebra hace muchos años y luego se lo puso en el centro dentro de una piedra, esto tiene un significado simbólico, el término “Cura” significa piedra, y esta piedra la usaba uno de los abuelos Namuncurá cuando ya estaba viejito para ayudarse a subir al caballo… ésto de alguna manera, nos da la idea que Ceferino nos ayuda a ascender espiritualmente hacia lo superior… hacia Dios.”

Los restos de Ceferino fueron depositados en un Santuario que Santana diseñó bajo la forma de un Cultrum: “Pensamos en lo circular, entonces salió la propuesta del Cultrum, el instrumento que se usa en las ceremonias mapuches, en una música que se toma como alabanza, como forma de comunicación con Dios.”

Santuario de Ceferino Namuncurá

Respecto a otros dos personajes que han sido referentes de la localidad, y que dejaron en él un legado fundamental, están también presentes en las esculturas del Vía Christi: “…las charlas con Doña Rosa Cañicul, la “Piyen Cullen” del lugar me fueron introduciendo a este mundo…” y en alusión al Padre Mateo afirma: “…un hombre que ha vivido más de 40 años en las comunidades Mapuche, muy querido y respetado por todos.”

Para él toda la humanidad comparte muchos aspectos en sus culturas: “los procesos culturales tienen fundamentos filosóficos como la cosmovisión, y otros vitales, interrelacionados ambos. Son las respuestas a las necesidades primarias como el hambre, la sed, el frío , el calor, la vida, la muerte, la enfermedad, la salud, el amor, el cuidado a lo que nos rodea, en un contexto supeditado al medio en el que vive, la montaña , el desierto, la llanura el rio, el mar ,la ciudad, todo influye en la formación de su percepción identitaria.”

Santana trabajando en el taller

“El Cristianismo, es una cultura mestiza desde su esencia, ya que en Jesús se manifiesta Dios hecho hombre, dos naturalezas que se unen. Cristo le habla a un pueblo de oriente con una fuerte y marcada conciencia étnica, sus palabras iban de lleno a lo cotidiano y a sus creencias, luego los apóstoles llevan la palabra a occidente donde se mezcla en sus formas con el pensamiento griego. Esta cultura ya occidental y cristiana viaja por distintos lugares del mundo y en lo que a nosotros nos atañe se mezcla en América formando distintas expresiones culturales, en centro América y Brasil con connotaciones afro cristianas, y en cada lugar mestizándose con las culturas originarias que la fueron compartiendo con sus creencias en una combinación de saberes, ya que cada pueblo ha tenido su propia percepción del misterio infinito, que es el mismo visto en diversas formas y comunicados con distintos mitos y celebraciones. Pero todos somos criaturas del mismo Creador/a, más allá del nombre que cada uno quiera darle o no darle, aun los de otras galaxias que se encuentran a infinitos años luz de tiempo y distancia comparten nuestra misma chispa, de manera que es más fuerte lo que nos une que lo que nos distingue, pero esta distinción, sirve para enriquecer nuestra percepción y nuestros conocimientos de lo incognoscible. La cultura es vital y dinámica, la podemos comparar con un rio que en su viaje hacia el océano va nutriéndose y juntándose con otros ríos y en cada paso, si bien lleva parte de cada vertiente, es ya también la suma de todas.”

Convencido cada vez más de ésta idea, encuentra en su trabajo la manera de manifestarlo, tal es así que en la actualidad está trabajando en el diseño y dirección de obra para la construcción de un Centro de Salud Intercultural en el paraje Epú Pehuen. Es un proyecto interesantísimo que está realizando el Gobierno de la Provincia de Neuquén, junto con las comunidades de Epú Pehuen y Ruca Choroy y la Dirección del Hospital de Aluminé. Es el segundo en Latinoamérica, y en él se está tomando el desafío de compartir los saberes de la salud de las dos culturas y ponerlas en valor y en práctica.

En este momento también está trabajando con el equipo del Vía Christi en la construcción de una escultura de Jesús en hierro y vidrio, un vitreaux de grandes dimensiones en Junín de los Andes.

Proyecto del Centro intercultural en el Paraje Epú Pehuén, Imagen de Alejandro Santana

Un hombre sencillo, de rostro apacible y mirada firme, que manifiesta categóricamente y sin dudas, su fe cristiana: “yo soy cristiano y el mismo trabajo me fue ayudando, y sobre todo en el Vía Christi, porque al meterse en cada estación uno trata de indagar para poder comunicar, para eso ahí que sumergirse en el evangelio y en este aspecto a veces salen cosas ni siquiera la razón sabe de donde salieron… por eso digo: sé que no soy un buen cristiano pero tengo fe”, se sonríe, convencido de su labor.

Para despejar duda alguna de su convicción religiosa, el menciona el nombre su sus hijos: “…se llaman Francisco, José y María, la más chica…”

2ª Estación del Vía Christi, Jesús es bautizado por Juan

Junín de los Andes es la localidad que lo albergó, lo vió crecer en su fe y conocimiento, así como en su desarrollo personal. Esta localidad cordillerana es considerada hoy la cuna del turismo religioso en la Provincia. En razón de que allí existe una particular armonía originada por el devenir histórico, entre el pueblo Católico y el pueblo Mapuche, por lo que él asegura: “…en Junín hay una convivencia particular… más de la mitad de los habitantes son de origen mapuche y en lo diario vas compartiendo las culturas, se van intercalando. Inclusive es algo vivo, que si bien, hay saberes que son ancestrales, la cultura no es algo rígido, sino que se va añadiendo tanto de un lado como del otro, entonces uno va tomando respeto por cosas de la naturaleza de otra manera, porque asimila las formas de ver la vida del pueblo mapuche.”

14ª Estación del Vía Christi, Jesús carga con la cruz

Santana, se adentró en la creencia Católica primero y luego en la cosmovisión Mapuche, logró encontrar los puntos coincidentes entre ambas, la armonía entre dos formas de pensamiento tan diferentes y similares a la vez.

Él apuesta más y asegura que hay una creciente tendencia a valorizar la cultura Mapuche: “hay una revalorización de cosas que habían estado tapadas por muchos años, por ejemplo el idioma. Ésta empezando a estudiarse en escuelas, como sucede en la de Ceferino de Junín y a partir de allí en muchas escuelas rurales de la Provincia. antes era muy mal visto, inclusive hasta han llegado a cortar la lengua a algunos por hablar el Mapuzungum (idioma Mapuche), y a veces los padres para cuidar a sus hijos no le transmitían el idioma, se estuvo muy cerca de cortar los eslabones de transmisión… ya que es un idioma oral, pero hoy se vive una fuerte revalorización en la mayor parte de la sociedad sobre todo en nuestra Provincia donde los “Ñancucheo se casaron con los Fernández” y el mestizaje no fue solo cultural sino sanguíneo.”

17ª Estación del Vía Christi, Jesús entrega su espíritu

En el mes del aniversario de dos hechos fundamentales para la comunidad Mapuche y para los seguidores católicos de Ceferino (el natalicio y el traslado de los restos) y considerando además que estamos a semanas de realizarse el 9º Congreso Internacional de Turismo Religioso y Sustentable en Junín de los Andes les acercamos a Uds. las palabras sabias de un hombre que sabe reflejar con absoluta convicción a través de su arte lo más profundo de las culturas que respeta y admira con el corazón.

Gracias Alejandro Santana…

Para saber más sobre el Vía Christi visite este enlace