Prensa Turística

Lanzan en Buenos Aires la 7ª edición de la Fiesta Nacional del Chivito

28 Junio, 2012

Se llevó a cabo de manera oficial el lanzamiento de la 7ª edición de la Fiesta Nacional del Chivito, la Danza y la Canción en las instalaciones del Ministerio de Turismo de Nación, ubicada en calle Suipacha 1111 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El evento en homenaje a las familias campesinas que aún practican la trashumancia se realizará del 22 al 25 de noviembre en Chos Malal.

Participaron del acto de lanzamiento la Subsecretaria de Promoción Turística del Ministerio de Turismo de Nación, Patricia Vizmara; el Ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya; la Subsecretaria de Turismo de la Provincia del Neuquén, Beatriz Villalobos, el Senador Nacional, Horacio Lores, la Diputada Nacional, Alicia Comelli y los Intendentes de Chos Malal, Rolando Figueroa y de Tricao Malal, Martín González. Además de la Directora de Casa del Neuquén, Julieta Corroza.

Artistas nacionales – como Soledad Pastoruti, los Tekis y Jorge Rojas – y regionales – como las cantorcitas de Varvarco, el “negrito” Riquelme, “Quico Pino y Don Atilio Alarcón – subirán al escenario durante esta celebración. También se ofrecerán espectáculos de danzas, jineteadas, destrezas criollas y comidas típicas.

La Subsecretaria de Promoción destacó que este tipo de fiestas “merecen ser acompañadas y celebradas porque preserva los valores de identidad que tiene cada lugar”. Además señaló que “no solo significa un atractivo turístico importante que hace al desarrollo económico del lugar, sino que contribuye a la historia del país”.

Por su parte, el titular del Ministerio de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya hizo hincapié en “la puesta en valor de esta profesión tan antigua y genuina como es la trashumancia”. Recordó también que la Provincia es la primera productora de caprinos de la Argentina y en especial Chos Malal que “es un pueblo que tiene un patrimonio histórico productivo relacionado con la cría de caprinos y la trashumancia”.

Asimismo el funcionario invitó a todos a participar de la celebración de la 7ª Fiesta del Chivito, la Danza y la Canción, como así también a los demás atractivos con los que cuenta la zona norte de la Provincia, “como Colomichicó, el Tromen, el Domuyo, y Cerro Wayle” dijo.

Por último el Intendente de Chos Malal, Rolando Figueroa expresó que “la fiesta es la mejor excusa para conocer la zona Norte de la Provincia y la historia de los crianceros y la trashumancia”, y es por esto que “se redoblaron los esfuerzos para poder organizar la celebración ya que – recordó- el año pasado no se realizó; por eso trabajamos en conjunto con Nación y con la provincia para poder recibir a todo el que nos quiera visitar”.

Figueroa resaltó el trabajo de los crianceros en la zona y los esfuerzos que se realizan desde su Municipio y el Ministerio para brindarles las herramientas y la ayuda necesaria, para poder seguir acompañándolos en tan ardua y valorable labor como lo es la trashumancia”.

La fiesta de interés turístico y cultural

El senador nacional, Horacio Lores hizo llegar al acto lanzamiento, el proyecto de declaración que presentó ante el Senado de la Nación para reconocer de interés turístico y cultural la Fiesta Nacional del Chivito, la Danza y la Canción.

Reseña histórica de la Fiesta del Chivito

Surgió en 1988 como una iniciativa de la agrupación folclórica Centenario, un grupo de danzas de Chos Malal creado un año antes con motivo de los 100 años de la ciudad. El objetivo de la fiesta que luego adquirió jerarquía nacional fue, desde entonces, difundir aspectos culturales de la población del norte neuquino, una de las pocas regiones donde aún se practica la ganadería trashumante.

Las familias campesinas de esta zona se han dedicado por más de un siglo a la crianza de chivos. En invierno los animales permanecen en las denominadas “invernadas” que son generalmente tierras bajas con algunas pasturas. Antes del verano y luego de que se produzcan las pariciones, estas familias inician junto a sus animales el éxodo rumbo a la cordillera. Buscan llegar a la “veranada”, en lo alto de las montañas, donde abunda el agua y las pasturas para su ganado. Allí permanecen hasta entrado el otoño, época que indica el regreso a los campos bajos de la invernada.