Prensa Turística

En Andacollo la “Fiesta del Veranador y Productor del Norte Neuquino” fue todo un éxito

16 Enero, 2012

Ante una multitudinaria concurrencia y variados espectáculos criollos la Secretaria de Cultura de Andacollo informó que la Fiesta del Veranador y productor del norte neuquino finalizó de manera exitosa en su 19º edición realizada del 6 al 8 de enero. Más de 7 mil personas entre pobladores y turistas se deleitaron con música y comidas típicas en las tres jornadas que duró la festividad que simboliza y recrea la vida del hombre que traslada animales por largos caminos y senderos en busca de las fértiles praderas que sirva pastoreo a sus arreos.

Satisfecho por el resultado del evento, el intendente del al localidad, Ariel Aravena, dijo que se sintió “impresionado por la concurrencia de muchos turistas”, expresó, “quienes serán multiplicadores de dar a conocer las bellezas y las fiestas populares de nuestro norte neuquino”.

Además agradeció a su equipo de trabajo, compuesto en su mayoría por jóvenes, quienes lograron realizar esta fiesta en menos de un mes de haber asumido el municipio, e hizo lo propio con los agentes municipales y otros sectores que colaboraron en la organización.

Unos de los atractivos que llenó de emoción a gran parte de la concurrencia fue cuando un grupo de vecinos puso en escena una representación teatral del “veranador”. Allí se mostraron los distintos matices que tiene esta fuerte actividad desde el punto de vista social y cultural en la cordillera neuquina.

El mismo Atilio Alarcón, cantautor de estas tierras dejó plasmado con sus palabras cantadas en poesía, el relato mismo de las cosas buenas, y no tanto de un veranador. Su música acompañó cada acto expresado con las dificultades que deben sortear en sus periplos, y también los buenos momentos que deja el itinerario con sus piños.

A su vez, una productora de la zona tuvo su ocasión cuando se prestó al ordeñe de una vaca, luego degustar la leche recién extraída, y por último elaborar el queso a la vista del público.

En ese mismo sentido la organización decidió homenajear a cuatro vecinas de la zona por su extensa trayectoria en las tareas y quehaceres de campo, como el tejido en telar, la creación de matras, la pelera y el hilado, y venta y promoción de productos alimenticios.

El encuentro que concentró a las expresiones culturales y gauchescas del norte neuquino contó con la presencia de numerosos grupos folclóricos locales, regionales y de Chile, invitados especialmente a la oportunidad. En otro de los eventos, los visitantes se acercaron al campo de doma disfrutar de las jineteadas.

Por último, y en materia de degustación de comidas, uno de los platos fuertes fue el chivito neuquino, que este año debutó con la categoría “Denominación de Origen” (DO), donde también los turistas se tentaron con deliciosas empanadas, el mote con huesillo, el ñaco, las tortas fritas y panes caseros, entre otros.