Prensa Turística

Convocan a pescar en el Parque Nacional Laguna Blanca

18 Junio, 2012

La Administración del Parque Nacional Laguna Blanca, en cercanías de Zapala, ha autorizado que la temporada de pesca se extienda desde el 1º de abril al 31 de octubre, permitiendo sacrificar hasta 10 piezas diarias por pescador.

Al respecto, la jefa de Guardaparques de Laguna Blanca Mónica Sosa, explicó que “la laguna naturalmente no tenía peces, pero en las décadas del ´40 y ´60, en búsqueda de nuevos atractivos para la región, se sembraron sin autorización percas y truchas, sin calcular el efecto en el ambiente ante la proliferación de las percas, a tal punto que hoy existe superpoblación”.

Por tratarse de un proyecto de conservación, es importante llegar a extraer las 10 percas diarias autorizadas por pescador y mantener limpia la costa de la laguna, evitando generar desechos producto de la limpieza de los peces.

“Esta reproducción sin control, se debe a que no hay quién se los coma”, subrayó Sosa en relación al funcionamiento del ecosistema, quién además hizo un llamado a los pescadores para que colaboren con este proyecto; mediante el cual permite extraer hasta un máximo de 10 ejemplares.

Cabe señalar además, que ésta convocatoria se suma al proyecto de restauración ecológica que lleva adelante el Parque Nacional Laguna Blanca junto a pobladores de la zona, para extraer y comercializar una determinada cantidad de percas en la región.

Parque Nacional Laguna Blanca:

Laguna Blanca es las áreas de agua dulce con nidificación de aves más importante de la Patagonia Argentina, rodeada de paisaje volcánico, con numerosas y diversas formas de vida, tanto acuáticas como terrestres. Estas condiciones motivaron la creación de un Parque Nacional en el año 1940. Posteriormente se determinó que sea uno de los tres primeros sitios que integran la lista de humedales argentinos amparados por la “Convención para la protección de Humedales de Importancia Internacional, especialmente como hábitat de aves acuáticas” (Convención de Ramsar), ratificada por nuestro país en 1991. En el año 1995 el parque fue declarado como “Área Importante para la Conservación de las Aves” (AICAs, o IBAs, por sus siglas en inglés) de BirdLife Internacional, un programa de iniciativa global que se encuentra enfocado a la identificación, documentación y conservación de una red de sitios críticos para las aves del mundo.

Todas las lagunas del área protegida tienen la particularidad de haber evolucionado sin la presencia de peces, lo que las hace únicas en cuanto a su estructura comunitaria acuática y a la presencia de numerosas especies de aves que utilizan el abundante recurso trófico. No obstante, esta situación de ausencia total de peces fue revertida en la laguna Blanca en virtud de sucesivas siembras efectuadas entre los años 1943 y 1968. A partir de las mismas, se ha desarrollado una abundante superpoblación de percas (Percichthys trucha, Pisces, Percichthyidae) y en menor medida de trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss, Pisces, Salmonidae), generando múltiples efectos negativos en el ambiente, como ha sido la pérdida de la población más importante de la ranita de laguna Blanca, encontrándose actualmente en peligro de extinción.

“Pescar en plena Patagonia árida durante los meses invernales implica un desafío para quienes buscan aventura, logrando mérito extra, si esa experiencia contribuye a mejorar las condiciones del ambiente”. Bajas temperaturas, aguas parcialmente congeladas, vientos típicos de la zona, son algunos de los retos que debe superar el pescador para lograr estas piezas, y también para contribuir a la restauración ecológica de Laguna Blanca”.

Más información: www.pnlagunablanca.com.ar