Prensa Turística

El chivito criollo del norte neuquino obtuvo la denominación de origen

28 Junio, 2010

El viernes 25 al mediodía, la ministra de Industria y Turismo de la Nación, Débora Giorgi, y el ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, anunciaron formalmente la obtención de la denominación de origen del Chivito Criollo del Norte Neuquino, la primera y única del país. Participaron la senadora nacional Nancy Parrilli, el intendente de Chos Malal, Carlos Lator, y productores del norte de la provincia.

La denominación de origen fue aprobada el miércoles 23 de junio pasado, en la primera reunión de la comisión nacional asesora de Indicaciones Geográficas y Denominación de Origen de Productos Agrícolas y Alimentarios, integrada por miembros de todas las provincias y de las principales instituciones nacionales, que es la encargada de aprobar los distintos proyectos de diferenciación presentados.

La obtención de esta denominación concluyó la tarea desarrollada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Ministerio de Desarrollo Territorial, los municipios intervinientes y productores locales. El sello tiene como principal significado la vinculación entre una región geográfica, un sistema de producción específico, una raza y un “saber-hacer de una sociedad, amparado en un conocimiento construido en el tiempo para la elaboración de un determinado producto”, explicaron.

La ministra de Industria y Turismo de la Nación, Débora Giorgi, se comprometió a “seguir colaborando en el proceso de industrialización de la materia prima, a la que ustedes ya le dieron mayor valor pero que puede aportar otros subproductos interesantes”, señaló, en referencia a la producción del cashmere. También informó que hay programas de Industria y de Agricultura para “poder llevar adelante estos objetivos y seguir trabajando”.

El ministro Bertoya anunció la compra de máquinas para procesar el cashmere y el mohair de la zona centro de la provincia que fueron ofrecidas por el INTA regional Bariloche, y aseguró que junto con la Corporación para el Desarrollo de la Cuenca Curí Leuvú (Cordecc), los productores y el INTA se está trabajando en el sistema de peinado y del esquilado “para obtener un subproducto que agregue valor a la venta del chivito”.

También señaló que hace falta un frigorífico de tránsito federal que permita faenar a los animales, por lo cual se trabaja con el programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap) para instalarlo en Chos Malal. Recordó que años anteriores se faenaron 5 mil chivos y este año 30 mil. “Es un impacto muy importante de comercialización”, consideró Bertoya.

Por último mencionó la tarea del gobierno provincial en la coordinación de la venta de chivas de refugo a frigoríficos de Mendoza, a fin de descargar los campos de los crianceros a los cuales animales le afectan el suelo y consumen el pastoreo de los animales nuevos. Por ello convocó a seguir trabajando desde todos los actores para buscar soluciones a este sector “que estuvo tan postergado en la provincia que es la segunda productora de chivito en el país”.

La Denominación de Origen (DO) del Chivito Criollo del Norte Neuquino

Esta distinción tiene por finalidad proteger al sistema de producción trashumante del norte de Neuquén y por consiguiente a la raza Criolla Neuquina que sustenta. La actividad no sólo es la principal fuente económica de la región, sino que además constituye un símbolo de la identidad de la provincia.

Actualmente, en la zona norte de la provincia de Neuquén desarrollan su actividad más de 1500 familias de pequeños productores que se dedican a la crianza extensiva de caprinos. Este sistema de producción se caracteriza por la trashumancia y la cría de la cabra Criolla Neuquina.

La carne caprina de Neuquén cuenta con el reconocimiento de productores y consumidores a la calidad y autenticidad del producto, que se asocia a un sistema rural específico y regional. Este nuevo logro permitirá no sólo diferenciar el producto en el mercado, sino también promover niveles de organización de la oferta.