Prensa Turística

El vino ya es bebida nacional

30 Noviembre, 2010

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner esta semana declaró al vino como “bebida nacional” de la Argentina. Se trata de un hecho trascendental para la vitivinicultura argentina, sector con importante peso en la marca país, dado que – tal como lo señaló la Jefa de Estado – “el vino argentino es parte de la identidad y cultura de la nación”.

La declaración de bebida nacional no es solo una cuestión de forma sino que implica que a partir de ahora, en todos los eventos y actividades culturales, sociales o deportivas de carácter oficial o que se encuentren previstos en las agendas oficiales nacionales o internacionales deberán estar presentes la expresión, la imagen y el isologo del Vino Argentino Bebida Nacional y la promoción de esta bebida y sus tradiciones. Además, implica que se desarrollen diferentes acciones que permitan garantizar la entrega del Vino Argentino Bebida Nacional en oportunidad de la realización de aniversarios patrios o en actividades oficiales del cuerpo consular.

El decreto se firmó por considerar que el vino es un elemento básico de la identidad argentina y un producto alimenticio de consumo masivo que, por sus cualidades nutricionales comprobadas, integra la canasta básica familiar de diferentes grupos sociales, culturales y económicos del país. También subraya que “el auge de la vitivinicultura en Argentina es un factor determinante en el desarrollo de las provincias productoras de vino”, generando otras actividades que inciden en las economías regionales “como el turismo, la gastronomía, la hotelería, la metalmecánica, la generación de otras industrias y actividades de servicios, dando lugar a un cluster competitivo y dinámico”.

La Argentina ocupa el séptimo lugar en el ranking mundial de consumo de vino, con unos 30 litros anuales por persona, y se ubica en el quinto lugar del ranking mundial de elaboración de vinos, con 12.135 mhl.

Asimismo, el sector vitivinícola representa un 1,37% del PIB nacional, y crea unos 400 mil empleos directos e indirectos en todo el país, según datos de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar).