Neuquén cuenta con una ruta donde se pueden combinar los aromas y sabores de esta tierra sumada a una apasionante experiencia paleontológica.

Se pueden visitar desde la tradicional producción de chacras y la industrial de las bodegas, hasta las exposiciones en Museos Paleontológicos, réplicas de fósiles, productos típicos y la degustación de platos finos.

Los Vinos

La Ruta del Vino de la Patagonia recorre las provincias de Neuquén y Rio Negro; concentrándose principalmente en las localidades de San Patricio del Chañar y Añelo, a tan solo 48 km de la ciudad de Neuquén y en las ciudades de Cipolleti y General Roca en el alto valle rionegrino.

Para llegar hasta las primeras, podés acceder por las rutas provinciales Nº 7 y Nº 151 (cruzando el Dique Ingeniero Ballester, cabecera del sistema de riego del Alto Valle de Río Negro y Neuquén); mientras que para las segundas debés tomar la ruta nacional Nº 22 hacia el este.

Hablando específicamente de vinos, la producción de los mismos en la Provincia de Neuquén, se ha concentrado en los alrededores de San Patricio del Chañar y en la localidad de Añelo.
En esta zona, los suelos son arenosos y pedregosos que junto al clima seco, vientos moderados y una gran amplitud térmica, dan una gran sanidad a los cultivos y excelente nivel de acidez.

Las bodegas Del Fin del Mundo, Malma, Familia Schroeder y Secreto Patagónico son modernas, funcionales, están equipadas con la última tecnología y preparadas para recibir a los turistas, ya que se pueden realizar compras, visitas guiadas, degustar vinos y platos de la cocina regional elaborados por reconocidos chefs.

En el norte neuquino también puede visitar la bodega Des de la Torre que está ubicada en Chos Malal.

Todos los guiados turísticos se realizan en promedio cada una hora o hora y media. Los mismos son gratuitos y se debe coordinar la visita.

Las variedades plantadas son Chardonnay, Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Cabernet Franc y Sauvignon Blanc.

La Ruta continúa

La Ruta del Vino de la Patagonia te exige paradas ineludibles, las cuales permiten complementar sus maravillosos sabores y aromas con historias, el trabajo de su gente, y otras actividades de turismo activo, además de visitar museos paleontológicos, donde vas a poder apreciar originales y réplicas de distintos fósiles.

Conocer la Ruta del Vino de la Patagonia, es descubrir los aromas, sabores y colores del terruño. Es disfrutar de su historia y entender el compromiso que los productores sienten por esta tierra. Además, ofrece la posibilidad de complementar su visita con variedad de atractivos y actividades, como:

Dinosaurios, Pesca Deportiva, Observación de Aves y Agroturismo