develop free website

La Inspiración fundacional de Rosa Fénix

Mobirise

Verónica Madrazo es una de las fundadoras de Rosa Fénix, asociación que convoca a sobrevivientes de cáncer de mama, que realizan la práctica del “Dragon Boat” como actividad de rehabilitación postoperatoria. Su trayectoria en Rosa Fénix es sorprendente: Verónica, sin haber tenido la enfermedad, es el “soporte” fundacional del equipo.

Como era en un principio, fue Verónica quién abrió el sendero para que todo suceda. Sin haber tenido la enfermedad, secó el sudor de las sobrevivientes y estrechó la mano. Hoy trabaja incansablemente de cara al encuentro “Latinoamérica en Rosa” que tendrá como sede a la ciudad de Neuquén desde el 14 hasta el 17 de noviembre.Nos cuenta Verónica, “soy voluntaria del equipo, eso significa que yo no tuve la enfermedad. Pero no es necesario tener la enfermedad para empatizar con las personas que la han atravesado. Creo que cuando uno tiene la bendición de gozar de buena salud tiene el compromiso de solidarizarse con quienes han atravesado distintas situaciones, y uno de los objetivos de mi vida es servir y en este momento lo estoy canalizando a través del equipo Rosa Fenix”. Sobre los inicios de la Asociación Civil, Verónica cuenta con orgullo “soy miembro fundadora, desde la hora cero, junto con otra persona y un equipo de trabajo al cual pertenezco. Hicimos la primera reunión en la localidad de Plottier, en la que convocamos a Luncec, a profesores de remo, en octubre de 2014, y fue el lanzamiento del proyecto, en ese momento fue Adriana Bártoli que venía de Canadá, estuvo de visita en Neuquén y ella asistió a la reunión, y ahí empezó todo”.Su mensaje de fuego inspirador propone una versión reveladora sobre el cáncer de mama. “El cáncer es una oportunidad. Observando remar a las mujeres, ves que no es casual que muchas hayan llegado a tener cáncer de mama, hay distintas situaciones en la vida en las que no tenés la capacidad de exteriorizar en el momento adecuado y eso te enferma. A muchas haber atravesado situaciones difíciles en la vida las ha enfermado. Entonces aprenden a vivir a pesar de todo lo que les tocó. Ellas tienen ganas de salir adelante, pero tienen ganas porque aprendieron a vivir con un antes y un después de la enfermedad, y para mí, ser voluntaria es darle gracias a la vida”. El proyecto avanza, el equipo se agranda cada vez más y Verónica lo asumió como algo propio “a veces me doy cuenta que no es mío, que en realidad cada vez es menos mío porque esto crece y crece, pero si siento que voy a estar porque sé que vale la pena. Cada sábado me detengo un momento cuando están arriba del bote a verles los rostros cuando están tan felices remando pienso `tengo que seguir acá´, y voy a seguir porque realmente creo que lo más lindo que tenemos es tomar conciencia de que la vida vale la pena vivirla”.Y es en ese sentido en el que lanza su mensaje de entereza y templanza “no hay nada mejor, si te enteras que estás enfermo, que hacer todo lo que hay que hacer, pero seguí adelante disfrutando de que estás realmente con la oportunidad de aprender a vivir diferente: rompiendo estructuras, dando permisos, sin estar atado, se trata de aprender a vivir, que es difícil, duele pero es necesario para no estar enfermo”. Para ella el Dragón representa mucho: “es fuerza, es vida, es garra, es energía, es lucha, el dragón representa el impulsor, el que va adelante, el escudo”. Quiere que su testimonio sea inspirador “porque hay mucha gente que está en su casa con muchas ganas de hacer y no se anima y hay que animarse, involucrarse porque vale la pena. No hay nada más lindo que servir porque eso significa sembrar”.
Para los interesados en participar como voluntarios se pueden comunicar mediante mensaje privado a la página de Facebook del encuentro: Rosa Fenix  , o bien al teléfono particular de Verónica Madrazo: 299-4526639