Notas Coloridas

La Herradura, suerte y buena cocina en Dunstan Restaurante

6 agosto, 2021

En inmediaciones a la zona del Río Limay conocida como La Herradura cada visitante tiene la suerte de poder conocer a Cristian Alfaro, el Chef de Dunstan Restaurante, quien es el encargado de forjar un equilibrio único de sabores y aromas regionales.    

Dunstan Restaurante es uno de los establecimientos gastronómicos que cuenta con el Sello de Distinción de la Gastronomía Neuquina, el emblema característico de los platos elaborados con los productos regionales, que mediante diversas técnicas son llevados a la mesa de los comensales.

Nos cuenta Cristian que “hace 10 años que estoy a cargo de la cocina del Restaurante del Hotel La Herradura, y en ese paso fui distinguido con el sello gastronómico de Neuquén. Tenemos la particularidad de trabajar con productos totalmente regionales”, dice, y agrega “nos enfocamos en el producto, para darle ese auge que debe tener el producto de la región”.

Con una atención cordial y personalizada, cuenta Cristian que “tenemos la suerte que en el restaurante tengo la posibilidad de salir a conversar con el comensal para tratar de explicar y sugerir cómo se debe consumir el plato que elaboramos, porque son platos clásicos que también tienen un toque de autor”.

Con gran humildad, Cristian Alfaro habla de “suerte”. Pero no es casual la palabra que usa, ya que la “herradura” es un objeto colmado de superstición, y el nombre del restaurante hace alusión a ellas. Se cuenta que Dunstan ahuyentó al Diablo al clavarle las herraduras de una forma tan dolorosa, que el propio demonio prometió no acercarse a lugares en donde haya herraduras y huyó suplicando clemencia. Por esta antigua leyenda las herraduras se forjan con un aura simbólica de buena suerte.

“La idea es que el comensal se vaya con una muy buena impresión de todo lo que se puede brindar acá en nuestro restaurante”, y nos cuenta sobre el plato del día “hoy presentamos una Trucha con un carpaccio de peras, queso azul, frutos secos con vinagre de manzana y aceite de oliva. La trucha se hizo con una gremolata de tomates, aceite de ajo y perejil”.

Para el postre, el chef elaboró “un clásico de nuestro restaurante, que es una pera al azafrán que va acompañado con una quiniel de crema americana con una praliné de frutos secos”.

El entorno del restaurante, inmerso en el Hotel Herradura Suite, crea un marco ideal para alejarse de la ciudad y disfrutar de la tranquilidad de una cena. En este sentido Cristian cuenta que “estamos un poco en las afueras de la urbe y es un punto muy a favor, porque hay tranquilidad. Eso me da la posibilidad de presentar el plato y conversar con los comensales, ofrecerles un postre o recomendar un vino, y eso es un momento fantástico para la gente”.

Ubicación y Reservas

Dunstan Restaurante (Hotel Herradura Suites)

Ruta Nacional Nº 22 km. 1230

www.herradurahotel.com.ar

Plottier – Neuquén