Notas Coloridas

Con la adrenalina del rafting del río Aluminé en la piel

17 setembro, 2012

El rafting es sin dudas unas de las actividades más emocionantes y excitantes que existen. Dejarse llevar por la fuerza de un río, el entorno natural y todo lo que implica la actividad es fascinante. Uno de los ríos neuquinos más adecuados para su práctica es sin duda el Aluminé, gracias a sus aguas cristalinas que toman velocidad a través de los rápidos que conforman su trayecto. Nos acercamos a la primavera una época sumamente atractiva debido a la intensidad y fuerza del río. El rafting en ésta época del año es muy diferente al de verano; Ricardo Solano nos explica porqué.

Ricardo Solano es prestador de la actividad desde hace más de 20 años y férreo promotor de las virtudes de la localidad de Aluminé que permiten vivir a pleno este deporte aventura: “Aluminé es un lugar único por varias cosas… para nosotros lo mas importante es que el río está en la “vereda”… por ésto, es que hacer rafting aquí no requiere de grandes preparativos, y permite varias salidas diarias. El punto de partida está a 5 minutos del pueblo y es muy accesible en relación al costo ya que no hay gastos de traslados ni de logística… “

Durante los meses de primavera los deshielos aumentan sensiblemente el caudal llevándolo al grado máximo; asegurando altos niveles de adrenalina: “donde nace el río en el lago Aluminé por unos 15 km. este sector conocido como Aluminé Superior, desde octubre a diciembre, es sin lugar a dudas donde se da el mejor rafting de la República Argentina. Por una serie de factores: la accesibilidad, la combinación de dificultad y belleza natural y las posibilidades de ofrecer apoyo permanente por la proximidad de la ruta. Sin embargo aclara: ”… en esta época, sólo es apto para mayores de 12 años, con alguna experiencia anterior y saber nadar. ¡No es para todo el mundo y no se puede hacer en verano!

El perfil del público que busca el rafting en éste período es diferente: _“En la primavera viene el que se ha quedado con ganas de algo fuerte… quiere emociones fuertes, adrenalina, sentir que realmente está en situaciones límite, olas gigantes, salpicaduras de agua helada, ser golpeado por las olas, muchas veces ser movido del asiento ¡sacudiéndose dentro del bote!
El frío, el ruido, la potencia del río prácticamente ni se notan, pasan inadvertidas… ¡es todo emoción! Pasar con éxito algún rápido fuerte es motivo de festejo del grupo._

En cambio en verano las condiciones que presenta el río son diferentes a las de primavera, su caudal y fuerza son mucho menor, y el público que practica rafting en esta época también es distinto: “El pasajero del verano es el que quiere divertirse y jugar con el resto de los pasajeros… mojarse, tirarse al agua… en verano el trabajo del guía es mas de interpretación, contar cosas, relacionarse… hay mas tiempo para interactuar… El sector Abra Ancha es muy bueno tanto en la primavera como en el verano… lo pueden hacer gente de distintas edades y no hay limitaciones.”

Para que no quede duda de cómo cambia la fuerza del río de acuerdo a la temporada, Ricardo comenta: “El mismo recorrido que en verano es de dos horas en primavera es de 30 o 40 minutos.”

En este sentido, es sumamente importante la charla previa respecto a seguridad antes de ingresar al río: “… evacuar todas las dudas ayuda a veces, a espantar los miedos, aclarando que lo que van a vivir es excelente… la charla incluye instrucciones sobre como deberán responder a las órdenes para manejar la balsa. Se realizan algunas maniobras para ponerse de acuerdo… es muy sencillo.” Él anticipa a los participantes de la experiencia que están a punto de vivir: “… van a conocer el río desde adentro ya que lo que han visto es nada comparado con lo que van a ver…”

El rafting puede llegar a generar emociones impactantes en las personas: Ricardo nos cuenta una anécdota: “… una vez un turista que venía con algunos amigos a festejar su cumpleaños en noviembre nos dijo:”Sabía que era bueno… pero no me imaginaba que era ¡tan bueno!” ¡Él ya vino tres veces! Ricardo nos cuenta además que, cada vez es más frecuente que la gente practique la actividad con motivo de festejar un cumpleaños con amigos y hasta de concretar reuniones de trabajo.”

Él es conciente de que cada uno de los participantes vive de una manera diferente la experiencia del rafting, depende fundamentalmente de la edad y las expectativas que tenga la persona: “… lo que nos deja muy linda sensación, es ver a veces las caras de grupos familiares… tenemos el record de haber bajado a una familia con cuatro generaciones… todos y cada uno vive una experiencia muy grata, cada uno lo vive a su manera… unos miran más el paisaje, buscan más historias de los guías, otros buscan mas emoción, se tiran al agua, se ubican en los lugares donde parece haber mas emociones…”

Para Ricardo Solano el rafting es parte de su vida, cada travesía la vive a pleno así como el contacto y las relaciones con las personas: “Disfrutamos el ver volver viejos clientes que ya son amigos, algunos desde hace casi 15 años, algunos dos o tres veces por año… es muy grato recibir felicitaciones por el trabajo… es muy grato poder realizar una actividad en la que también están los hijos y recibir felicitaciones por estas cosas… cuando no hay necesidad de que lo hagan. Es muy grato saber que es un trabajo de muchísima responsabilidad y los pasajeros confían en el guía porque aprecian la responsabilidad, la experiencia, el buen trato… ¡No tiene desperdicio!”

Más información:

Ricardo Solano, guía habilitado de Rafting

Listado de todos los Prestadores de Kayak y Rafting habilitados en Neuquén