Prensa Turística

Cerro Bayo se prepara para el inicio de temporada invernal

20 junho, 2007

En el transcurso de la temporada, distintos eventos se desarrollarán en las pistas del Bayo, competencias de instructores de esquí y snowboard a nivel nacional e internacional, recitales de música en vivo y bajadas de antorchas. Los paseos en motos de nieve serán un gran atractivo para descubrir y recorrer las laderas del Bayo.

El Cerro, con 12 medios de elevación compuestos por 6 telesillas dobles, 4 telesquíes y 2 telesillas de una plaza, cuenta con una capacidad de transporte de 6.350 esquiadores por hora, lo que permitirá ofrecer en sus 32 km de pistas y caminos todas las variantes para principiantes y expertos. También brindarán servicios en la escuela de esquí y snowboard, jardín de nieve, guardería, alquiler de equipos y su excelente servicio de gastronomía que estará a cargo de operadores altamente prestigiosos de Villa la Angostura.

Tal es la disposición de recibir a los visitantes que en la base se han remodelado las instalaciones, con nuevos locales comerciales y un estacionamiento con mayor capacidad. Este centro cuenta con sus medios de elevación renovados y en condiciones técnicas, atendiendo a los procedimientos de mantenimiento e inspección exigidos por la Provincia para la apertura de la Estación al público.

Para ello, la empresa operadora ha debido atenerse a los rigurosos controles exigidos por la Provincia, que incluye inspecciones anuales e inspecciones extraordinarias, especificadas en el Reglamento General de Explotación de Medios (RGEM), incorporado como anexo al Reglamento de Habilitación de las Estaciones de Esquí de la Provincia.

Estas inspecciones se realizan en el marco de las tareas técnicas que abarcan una revisión completa de todos los dispositivos, verificando el correcto funcionamiento de las partes, de manera que ante cualquier contingencia se cuente con los recaudos necesarios para evitar consecuencias imprevistas. En este sentido, el
organismo de contralor provincial realiza inspecciones programadas y sorpresivas; en el primer caso, con la instalación en servicio y sin usuarios, se comprueba la ausencia de cualquier tipo de anomalía en los elementos y sistemas de los medios.

En la Gran Inspección todos los constituyentes de seguridad son sometidos a una revisión extraordinaria de acuerdo a los métodos de ejecución y control establecidos, que consiste en detectar en los componentes y mecanismos más sensibles, la aparición de fisuras u otros defectos estructurales que puedan comprometer la seguridad de la instalación. En general, para esta función se utilizan procedimientos de ensayos no destructivos, especialmente en las partes sometidas a esfuerzos de intensidad periódica variable, susceptibles de generar fisuras de fatiga.

Cumplidas ambas inspecciones, el auditor provincial que las lleva a cabo emite la correspondiente habilitación en la que se acredita la aprobación del buen estado de los medios de la Estación de montaña.