Notas Coloridas

Moncho Vazquez propone una exquisita receta con chivito

26 dezembro, 2019

El producto neuquino es destacado a nivel nacional e internacional. Recién llegado de una gira en Bolivia, el chef destaca las cualidades del animal para llevarlo a la mesa familiar.

En época de fiestas y en la temporada estival el consumo de chivito neuquino se acrecienta, y el reconocido cocinero del norte neuquino, Moncho Vazquez nos recomienda una sencilla receta para el hogar.

A poco de llegar de viaje que lo llevó a dar clases en Bolivia, Vázquez mantuvo días atrás una charla telefónica en la columna radial de turismo en RTN, en el que realzó las bondades de este producto. En el espacio radial del Ministerio de Turismo describió su propuesta culinaria.

La receta, para una familia no muy numerosa, consiste “en envolver en papel aluminio una pierna de chivo al horno con romero, luego la pintamos con aceto (ó aceite de oliva) y ralladura de limón (ó de naranja) y se cocina a fuego lento.” Vásquez recordó que “un chivo se puede comer bien cocido al horno de barro en el campo, o en la cocina tradicional en la ciudad”.

Asimismo, y como parte de las costumbres neuquinas dijo que “en la trashumancia (actividad de arreo socioproductiva y cultural histórica) se alimentan con el ´chivo fiambre´. Es decir, una vez que fue cocinando en la jornada anterior, a la mañana siguiente los hombres y mujeres consumen lo que queda (una pierna o un cuarto de chivo) como desayuno.”

Este hombre que conoce la tierra que lo vio nacer como la palma de su mano, con la misma que prepara un chivo con miel o ñaco, experimenta con los recursos que ofrece el suelo.

“En el norte neuquino hay plantas que son medicinales y a la vez comestibles, entonces a mí me gusta experimentar con esas plantas. Por ejemplo, hago una gelatina con molle (planta que al reposar en el agua toma color azulado)”.

Sobre su estadía en el país vecino donde estuvo cinco meses, el chef de Chos Malal explicó que estuvo invitado en Tarija “a dar clases sobre cocina patagónica, y en Santa Cruz de la Sierra me convocaron a asar un cordero en un frial (frigorífico) de corderos.”

En este sentido, “la idea – explicó – fue enseñar a trabajar las menudencias: los sesos, lenguas y viseras que pueden ser aprovechadas para realizar embutidos, como un buen salame de cordero”, ejemplificó.

Finalmente resaltó que hace “hincapié en la combinación del chivo con lo agridulce”.

Entonces, para recibir el 2020 o durante todo el año, es bueno tener presente al reconocido chivito neuquino en el menú.