Novedades

Patagonia: 500 años de conexión global

27 março, 2020

El próximo 31 de marzo se cumplen 500 años del desembarco de la expedición de Magallanes a la Bahía de San Julián. El hecho histórico determinó para siempre el nombre de nuestra región: Patagonia. Allí se celebró la primera misa en lo que hoy es el territorio argentino. Meses más tarde, la expedición conectaría al mundo definitivamente, siendo la primera en circunnavegar la tierra.

Durante aquella estadía en Puerto San Julián aconteció el primer encuentro europeo con los habitantes del lugar, momento que se inmortalizó a partir del surgimiento del gentilicio “patagón”, de donde nace el nombre de la región: “Patagonia”.

En materia turística la provincia del Neuquén junto a Río Negro; Chubut; Santa Cruz; Tierra del Fuego y La Pampa conforman en la actualidad el denominado Ente Oficial de Turismo Patagonia Argentina, cuyos inicios son del año 1969, con el objetivo de promover y coordinar la actividad turística patagónica, en base a objetivos y políticas comunes al desarrollo conjunto de la región.

El 31 de marzo de 1520 es una fecha clave para la Patagonia. Es que 16 años antes a la primera fundación de Buenos Aires arribó a las costas de la actual provincia de Santa Cruz una expedición española al mando de Fernando de Magallanes, en busca de un paso hacia las islas de las especias.

En vista de la llegada del invierno y sin saber hasta qué latitud sur tendrían que navegar para encontrar el paso hacia oriente, los españoles permanecieron allí por casi 5 meses hasta la llegada de la primavera. El nombre asignado a la bahía fue impuesto por la expedición de acuerdo al calendario católico de santos. Un día después del desembarco en San Julián, el 1° de abril, Magallanes hizo oficiar una misa, la primera que se tenga registro en el actual territorio argentino.

Fue al tomar contacto con miembros del pueblo Tehuelche que los europeos los llamaron “patagones”. El cronista de la expedición, Antonio Pigafetta, describió a esos hombres como “gigantes”: 

“Un día en que menos lo esperábamos se nos presentó un hombre de estatura gigantesca (…) el gigante se dejó tranquilamente conducir a una pequeña isla a que había abordado el comandante. (…) Al vernos, manifestó mucha admiración, y levantando un dedo hacia lo alto, quería sin duda significarnos que pensaba que habíamos descendido del cielo. Este hombre era tan alto que con la cabeza apenas le llegábamos a la cintura.”

Antonio Pigafetta Viaje Alrededor del Mundo. Libro I

Cuenta la leyenda que los españoles los llamaron patagones, por las grandes huellas que dejaban los tehuelches quienes envolvían sus pies con cueros de guanacos. Sin embargo, otra versión dice que los expedicionarios se inspiraron en un personaje de una novela de caballería de la época denominada Primaleón, donde uno de los personajes de esta novela se llamaba precisamente Patagón.

Meses más tarde, en noviembre de 1520, Magallanes y su tripulación atraviesan por vez primera el paso hacia oriente, uniendo definitivamente al mundo a través de los mares. Desde aquel descubrimiento, la Patagonia se convirtió en el último eslabón del “Nuevo Mundo” para circunnavegar la tierra. Tierra inhóspita, lejana y misteriosa que marcó, hace 500 años, el inicio de la conexión global de los pueblos del mundo.

Mientras tanto un virus…

También hace 500 años, otra expedición española, de diferentes características, se adentraba en tierras mexicanas. Los españoles al mando de Hernán Cortés comenzaban con la conquista y el exterminio del poderoso pueblo Azteca. Los europeos no llegaron solos a México, traían consigo una enfermedad: La viruela, un virus que causó estragos en los aztecas y que se convirtió en un factor determinante para la victoria española en Tenochtitlan.

A 500 años de estos sucesos, el brote mundial del coronavirus exige a la comunidad a permanecer aislada, situación que obliga a gran parte de la población a conectarse y aventurarse a una nueva experiencia digital: la de “navegar” y recorrer “nuevos mundos”.

#QuedateEnCasa #Neuquén #Patagonia #Argentina