Integra el Corredor de los Lagos junto a las localidades de Villa Pehuenia-Moquehue, Aluminé, Piedra del Águila, San Martín de los Andes, Villa Traful y Villa La Angostura, y destinos turísticos de Chubut y Río Negro.

Situada en el ingreso del Parque Nacional Lanín conforma además el Corredor de la Ruta 40 que une de norte a sur todo el país a través de la magnífica Cordillera de los Andes.

Un pueblo con una historia particular

Su nacimiento se remonta al 15 de febrero de 1883 cuando se levantó un fortín improvisado sobre la margen derecha del río Chimehuín. Años más tarde concluidas las luchas con los Mapuche y con la instalación de colegios salesianos, finalmente se conforma como población permanente; Mapuches y blancos lograron la convivencia de culturas totalmente diferentes.

Hoy la localidad tiene 16.510 habitantes (según Censo 2010) que desarrollan el turismo y la ganadería como ejes económicos, y que han dado origen a dos eventos que año a año reúnen a miles de visitantes: La Fiesta Nacional del Puestero y la Exposición Ganadera e Industrial.

Una rica cultura y una marcada fe

La presencia de las culturas Mapuche y criolla se observa en sus expresiones artísticas, en sus calles y en su gente, donde la fe se hace sentir en cada rincón.
La ciudad invita a conocer su rica historia a través de sus museos Mapuche y Roca Jalil, por medio del circuito histórico, visitando también el Paseo Artesanal, el Colegio María Auxiliadora, el Santuario Nuestra Señora de las Nieves y de la Beata Laura Vicuña y el imponente Parque Vía Christi en el cerro La Cruz, obra del arquitecto Alejandro Santana.

Mirador del Vía Christi

En el paraje San Ignacio, a 57 kilómetros de la ciudad se encuentra el Santuario donde descansan los restos de Ceferino Namuncurá, trasladados finalmente allí hace unos pocos años.

En los alrededores de la localidad existen comunidades Mapuche que abren sus puertas a los visitantes para compartir su cultura y su cosmovisión a través de diferentes actividades.

Un entorno natural privilegiado

Junín de los Andes está rodeada por una naturaleza única, ríos y arroyos cristalinos bajan serpenteantes de las montañas del Parque Nacional Lanín, y bañan sus fértiles tierras. En los ríos Malleo y Curruhué así como en los lagos Huechulafquen, Epulafquen, Paimún, Tromen, Curruhué Chico y Grande y la Laguna Verde, se pueden capturar las truchas arco iris, marrón y fontinalis. La boca del río Chimehuín es un Área Natural Protegida Provincial (A.N.P.P.) y se constituye un lugar preferencial de pesca deportiva. Gran cantidad de pescadores arriban a la localidad a lo largo de la temporada de pesca (desde noviembre hasta mayo). En noviembre suelen realizarse importantes eventos en relación a la actividad como la Fiesta Nacional de la Trucha y Fly Expo.

Todavía la actividad ganadera es importante, para celebrarlo se realiza todos los años la Fiesta del Puestero y la Exposición Rural de Junín.

En sus ríos y lagos también se pueden practicar actividades acuáticas como kayak, rafting, widsurf, o disfrutar de paseos en catamarán en el lago Huechulafquen desde el paraje Puerto Canoa.

Su entorno natural privilegiado permite realizar actividades como trekking, cabalgatas y mountain bike, entre otras, recorriendo maravillosos paisajes.
Otra opción interesante es disfrutar de una jornada de relax en las termas de Lahuen Co y observar el “Escorial”, una formación de lava encausada en un antiguo valle glaciar que ha generado un paisaje muy llamativo.

Iniciando el ascenso al Volcán Lanín

Para los más aventurados el ascenso al volcán Lanín (3.776 mts.), es un digno desafío para quienes practican andinismo. Su cumbre permite disfrutar de una panorámica inigualable de toda la región, incluyendo Chile.

Cálido y confortable

La calidez y confort de este centro turístico lo marca la atención de sus habitantes procurando permanentemente una estadía agradable para el visitante. Hoteles, cabañas, hosterías, campings, de diferentes categorías, junto con restaurantes y agencias de viaje están dispuestos para el disfrute y comodidad de los que arriban a la localidad. Al igual que los servicios de transporte público, abastecimiento de combustible, cajero automático y Oficina de Informes Turísticos.

A solo 20 km. de la ciudad, camino a San Martín de los Andes por la Ruta Nacional Nº 40, se encuentra el Aeropuerto Chapelco que recibe regularmente vuelos de cabotaje.

Para cruzar a Chile se encuentra el paso fronterizo Mamuil Malal a 67 km y el paso Carirriñe a 73 km. de la localidad.

Junín de los Andes es un lugar especial en nuestra Provincia, donde la cultura y la naturaleza se conocen y se disfrutan durante todo el año a través de una amplia gama de opciones que combinan fe, relax y aventura.

Transporte terrestre

En ómnibus

Desde Buenos Aires:
Las empresas que realizan el trayecto son:

ALBUS
Tel: (02972) 492394

CENTENARIO
Tel: (02972) 491030

CRUCERO DEL NORTE
Tel: (0294) 154618088 / 154607522

EL VALLE
Tel: (02972) 491673

VIA BARILOCHE
Tel: (02972) 491673

Desde Neuquén Capital:

ALBUS
Tel: (02972) 492394

CENTENARIO
Tel: (02972) 491030

CONO SUR
Tel: (02972) 491673

La terminal de ómnibus de Junín de los Andes se localiza en la calle Olavarría esquina Félix San Martín Tel: (02972) 492038.

En automóvil

Desde Buenos Aires hasta Neuquén Capital:
Rutas nacionales Nº 5, 35, 152, 143, ruta provincial Nº 20 (La Pampa) y rutas nacionales Nº 151 y 22.
Distancia del recorrido: 1200 Km. Aproximadamente.

Desde Neuquén Capital hasta Junin de los Andes:
Partiendo de la ciudad de Neuquén Capital, recorrido 50 km. por la ruta nacional Nº 22 se llega a Arroyito. Desde allí hay dos opciones para continuar viaje hasta Junín de los Andes:

Opción Nº 1: Se continúa por la ruta nacional Nº 22 hasta Zapala. Luego se deben tomar las rutas nacionales Nº 40 y 234 para llegar a la localidad de Junín de los Andes.
Rutas nacionales Nº 22, 40 y 234.
Distancia del recorrido: 380 Km.

Opción Nº 2: Se continúa por la ruta nacional Nº 237 hasta el empalme con la ruta nacional Nº 40. Llegará a la rinconada y luego a ciudad de Junín de los Andes por ruta nacional Nº 234.
Rutas nacionales Nº 22, 237,40 y 234.
Distancia del recorrido: 380 Km.

Desde San Carlos de Bariloche:
Rutas nacionales Nº 237, 40 y 234.
Distancia del recorrido: 292 km.

Desde Villa la Angostura (Por la ruta de los 7 lagos):
Ruta nacional Nº 234.
Distancia del recorrido: 152 Km.

Transporte aéreo

En avión

Desde Buenos Aires o Neuquén Capital hasta Chapelco:
Existe la alternativa de arribar en avión desde Buenos Aires hasta Chapelco (San Martin de los Andes) y desde allí tomar un taxi hasta la ciudad de Junín de los Andes. Diversas empresas de taxis se localizan a la salida del aeropuerto.

Taxis de Junín de los Andes

RADIOTAXI EL CONDOR
Coronel Suárez 445
Tel: (02972) 491777

RADIOTAXI EL RÁPIDO
Padre Milanesio 840
Tel: (02972) 491666

TAXI LA UNIÓN
Antártica Argentina 30
Tel: (02972) 492316.

ASOCIACIÓN LOS PUESTEROS
Padre Milanesio 596
Tel: (02972) 491176.

El aeropuerto Carlos Campos (Chapelco) se localiza en la ruta nacional Nº 234 Km. 20 y su número telefónico es (02972) 428388. Se encuentra a distante a tan solo 20 kilómetros de Junín de los Andes.

Desde Buenos Aires:
La línea aérea que opera el circuito Buenos Aires- Chapelco es Aerolíneas Argentinas y parte desde Aeroparque. Para reservas o consultas comunicarse al 08107777979 desde cualquier punto del país.

La Campaña

En la época pre-hispánica, tribus mapuches y tehuelches compartían estos inmensos parques naturales, viviendo de la caza y de la pesca y rindiendo tributo a “mapu” la tierra y a “Nguenechén” el dios, por los dones que recibían año tras año. Con la campaña emprendida por el General J. Roca comienzan a llegar “huincas” (“nacidos en otro lugar” en lengua mapuche), que con la intención de extender la soberanía de la nación se enfrentan con los pueblos originarios en sangrientos combates.

1882-1895 Nace un poblado…

Balsa sobre el Río Chimehuín

En 1882 una avanzada del Ejército arriba a Yconiyén, valle de los Chacayales, depresión en la que hoy se halla la ciudad y alzan el primer fortín. Se dice que el lugar para hacerlo fue elegido por el Sargento Mayor Miguel E. Vidal, quien estaba al mando de la unidad, por lo cual se lo considera el fundador.
Una nueva expedición parte para este valle en 1883, con la misión de sentar bases para una población, por expreso pedido del Cardenal Cagliero, quien estaba convencido de que debía conquistarse al nativo a través del evangelio.
Inicialmente, el poblado se llamaría General Frías, pero luego acabó llamándose Junín de los Andes. Junín deriva del vocablo aymará “hunis” que significa pastizal.
Durante los primeros años fue más un puesto militar que un poblado, pero con la llegada de los curas salesianos Domingo Milanesio y Juan Ruggerone, en 1892, quienes visitaron la zona en calidad de misioneros, la historia cambió. El padre Milanesio se instaló definitivamente en 1895 y fundó la casa salesiana con dos colegios, para atender a los niños nativos, proporcionarles alimentos, educación y evangelización.

1933 Los primeros pobladores…

Foto histórica de Junín de los Andes

Con el tiempo fueron afincándose los primeros pobladores que transformaron esta “pampa” en un pujante centro ganadero de Neuquén (“audaz”). De hecho, la Sociedad Rural de Junín de los Andes organiza anualmente, desde 1933, una exposición ganadera que se lleva a cabo en el mes de Enero.
Dentro de la historia de Junín de los Andes tiene gran importancia la cercanía del volcán Lanín (“roca muerta”), respetado y temido por los nativos.

1945 Se funda la ciudad

La localidad recién es reconocida en 1945 cuando, por decreto nacional, es declarada Municipalidad de Junín de los Andes, junto con otras dos ciudades neuquinas: San Martín de los Andes y Cutral Có (“agua de fuego”).
La ciudad de Junín de los Andes es la primera fundación registrada en territorio neuquino, esto quiere decir que se trata de la localidad más antigua Del Neuquén.
Hoy en día, gente de todas las razas y religiones han poblado la zona, atraídos por las bellezas del lugar, sus recursos poco explorados y una calidad de vida que les asegura paz y bienestar.

Fauna

La distribución y abundancia de las especies animales en cierta región, esta influida por la vegetación, la cual a su vez depende del clima y del suelo.

Especies Autóctonas

  • Puyén Chico
  • Puyén grande
  • Peladilla
  • Peladilla listada
  • Otuno o bagre aterciopelado
  • Bagre de torrente
  • Bagre pintado
  • Perca bocona
  • Perca de boca chica
  • Perquita espinuda
  • Pejerrey patagónico

Especies Exóticas

  • Trucha arco iris
  • Trucha marrón
  • Salmón atlántico encerrado
  • Trucha de arroyo
  • Carpa
  • Pejerrey bonaerense
  • Madre del agua

Especies de Mayor Valor Deportivo

  • Trucha arco iris
  • Trucha marrón
  • Salmón atlántico encerrado
  • Trucha de arroyo o Fontinalis
  • Perca

En cuanto al manejo de la fauna en el territorio nacional y los Parques Nacionales, esta dada por el hecho que las especies nativas (acuáticas y terrestres) están protegidas al 100% en jurisdicción de Parques Nacionales, debido a la misión de estos de tratar de mantener áreas del territorio protegidas, en un estado lo más natural posible, para asegurar la conservación de sus rasgos físicos, junto a su flora y su fauna. Las únicas excepciones a la práctica de la caza en un parque nacional están dadas por algunas especies exóticas que son causas del deterioro de los sistemas ecológicos que los Parques Nacionales tratan de conservar. Un ejemplo de ello es la caza deportiva del ciervo colorado.

Aves y mamíferos

Especies de fauna características de la zona son :

  • Puma
  • Huemul
  • Pudú o venadito
  • Zorros colorado y gris
  • Roedores

Existen también especies como el ciervo colorado y el jabalí, de gran interés para los amantes de la caza deportiva.

Avifauna

  • Cóndor
  • Águila mora
  • Chimango
  • Tero
  • Bandurria
  • Cauquén
  • Gallareta
  • Zorzal
  • Huala

Flora

Los bosques naturales de la Patagonia Andina, pertenecen a la categoría de bosques templados, presentando un dominio del genero Nothofagus, de la familia Fagáceas encontrándose 6 especies en la Patagonia Argentina. Cinco de ellas crecen en la región Norpatagonia y la restante, en la región Sur o magallánica.

Especies arbóreas

  • Roble Pellín
  • Ciprés de la Cordillera
  • Raulí
  • Coihue
  • Lenga
  • Ñire
  • Notro

La vegetación en las laderas a los alrededores de Junín de los Andes es un factor determinante de la belleza del paisaje.

Existen también diversas especies arbóreas, en su mayoría exóticas:

  • Alamos criollos
  • Alamos plateados
  • Abedul
  • Serbal del Cazador
  • Ciruelos de Jardín
  • Ciprés de la Cordillera (austrocedrus chilensis)

En la pintoresca plaza se pueden observar especies como :

  • Pehuén (Araucaria Araucana) implantado
  • Ciprés de Lawson
  • Castaño común
  • Alerce Europeo
  • Pino Azul
  • Maitén, que habita en sectores muy soleados y faldeos de exposición norte.

Flores

  • Amancay
  • Mutisia
  • Topa Topa
  • Chilco
  • Lupino

El basamento del área de Junín de los Andes está compuesto por rocas metamórficas atribuidas al período Precámbrico. Sobre el zócalo se asientan elementos más jóvenes, en su mayoría vulcanitas cubriendo todo esto los elementos glaciofluviales y los elementos de las efusiones del Cuartario superior.

Desde el punto de vista geomorfológico, se puede dividir en dos sectores:

En el Este el relieve fue resultado de la erosión fluvial y las erupciones, hacia el Oeste predomina ampliamente la erosión glaciaria.

En el rincón Nordeste se haya el extremo austral de las sierras de Catan Lil (“peñasco agujereado”). En el extremo Sur predomina el relieve mesetiforme debido a las precipitaciones, que en otros casos el vulcanismo dio origen a los cerros.
La primera efusión dio origen al paisaje mesetiforme y la posterior a los cerros en sí.

El relieve mesetiforme está formado por las pampas de la tapera, del mallín largo de los Yeguados, de la Ensenada y La Rinconada.
Los Valles en su mayoría son de origen glaciario. En algunos casos al principio fue glaciario para pasar luego a ser fluvial.

Al Oeste del Río Aluminé (“olla que resplandece”) y al Sur del área se desarrolla un relieve suavemente ondulado, labrado sobre los sedimentos terciarios. Estos paisajes están interrumpidos de tanto en tanto por unos pocos trechos mesetiformes, como en el caso del cerro El Chivo, Los Cerrillos, Santa Julia, etc. Todos los lagos son de origen glaciario, orientados de Oeste a Este, excepto el lago Tromen (“nublado”), el cual está orientado de Norte a Sur.

Los ríos, conservan sus características glaciarias en su tramo superior para luego presentar las características fluviales. El lago Huechulafquen (“laguna de la punta”), está formado por la confluencia de al menos dos glaciares, el río Chimehúin (“lugar de zorrinos”) fue labrado por aquellas lenguas glaciarias que han llegado considerable distancia de sus centros de origen, recibiendo en el curso superior a medio, los aportes glaciarios menores provenientes de los campos de hielo que cubrían las cumbres cordilleranas, así como la Sierra de Mamuil Malal (“corral de madera”) y las lomas menores que se extienden entre el cerro Portezuelo y las adyacentes a Junín de los Andes.

En el sector de la cordillera Limítrofe se encuentran los picos de Matterhom, aunque ya algo desgastados: todos los pasos corresponden a antiguos glaciares, en donde encontramos como pico más alto el Volcán Lanín (“roca muerta”) quién se encuentra dentro del conocido “Parque Nacional Lanín”.

En una primera etapa, la actividad económica dominante era la ganadería, utilizando este recurso en el área.

En la zona sur de nuestra provincia predomina la ganadería bovina y en menor cantidad la ovina. Dentro de los vacunos, con predominio de razas europeas, se crían en los campos cordilleranos abrigados del clima invernal riguroso- valles angostos, vegas y mallines- y la alimentación se efectúa con forrajes espontáneos y cultivados

El inicio de la segunda etapa lo marca la creación del Parque Nacional Lanín (383.612 has.) en Mayo de 1937, cuyo objetivo era, además de conservar la zona de gran valor escénico, favorecer el poblamiento, desarrollo regional y consolidar los territorios fronterizos reafirmando así la soberanía. Esta etapa marca un giro radical en la actividad económica de la zona, ya que la actividad forestal y ganadera no era compatible con los objetivos de Parques. Así se produce una inclinación hacia las actividades económicas del sector terciario, entre ellos el turismo.

No obstante lo expuesto, dentro de la Reserva Nacional del Parque existen áreas, en las que se desarrolla el aprovechamiento de bosques nativos, tanto en tierras de dominio público como privado. Con el objeto de obtener madera para aserradero y subproductos.

Las zonas bajo manejo forestal, no superan en superficie el 0.7% del total del Parque Nacional Lanín (“roca muerta”), lo que representa un porcentaje ínfimo a escala nacional. Sin embargo dicha actividad tiene una importante incidencia económica en la región, generando decenas de empleos en rubros de infraestructura, extracción, transporte, procesamiento, administración y comercialización.

El aprovechamiento está pautado de tal forma que sea sostenible en condiciones naturales, por lo que el bosque extraído debe ser reemplazado por regeneración natural, ya sea proveniente de semillas y/o por rebrotes.

Junín de los Andes, conocida como la puerta del Parque Nacional Lanín y capital de la trucha, concentra a grandes cantidades de pescadores en temporada de pesca que va desde noviembre hasta mayo. Esto es debido a que muy cercano a ésta se encuentra la mundialmente conocida “Boca del Chimehuín (“lugar de viviendas”)” lugar preferencial de pesca, como así también los numerosos lagos y ríos de la zona.

En primavera y verano, si bien los atractivos son más numerosos y diversos, todo se conjuga con la naturaleza circundante. Las actividades al aire libre permiten que cada visitante se transforme de simple espectador a un activo participante de caminatas, cabalgatas, paseos en bicicleta de montaña o en vehículos 4×4.

También, la playa, baños de sol, canotaje, rafting, paseos en lancha y la pesca deportiva atrapan a los turistas.