Descubriendo la villa

La naturaleza intacta hace de Traful un lugar especial que usted puede descubrir a través de caminatas brindándole la posibilidad de disfrutar del paisaje, un punto importante por conocer es la zona denominada del Cerro Negro y Penitentes que desde sus miradores se aprecia el lago y las imponentes figuras del volcán Lanín (del lado argentino) y el Villarrica (del lado chileno); desde el mirador Trafúl una vista panorámica del lago y cerros circundantes.

Otra opción consiste en visitar las diversas cascadas del lugar realizando interesantes trekkings. Los paseos lacustres por el lago Traful tienen una inigualable belleza, que lo llevarán a conocer el Bosque sumergido, se trata de unos 60 cipreses secos que se yerguen desde el lecho del lago, sobresaliendo en algunos lugares.

Atravesando el lago se encuentra la gruta de la virgen, situada en un acantilado de roca basáltica, que tiene una altura de 7 metros y dos galerías donde las estalactitas se conjugan con helechos y flores silvestres.

Paisaje encantado

Muelle de Villa Traful

Villa Traful, se caracteriza por su belleza paisajística y su naturaleza intacta por el hombre, rodeada de bosques de coihues y la majestuosidad de las formas de la cordillera andino patagónica, conserva un estilo turístico que ha privilegiado la conservación del paisaje y el espíritu montañés.

La creación del Parque Nacional Nahuel Huapi en 1937, favoreció la conservación natural del lugar, al poblamiento y desarrollo regional.

En el año 1994, el Estado Nacional desafecto de su dominio 600 has. del Parque Nacional Nahuel Huapi y las cedió a la provincia de Neuquén, motivo por el cual se creó la Comisión de desarrollo de Villa Traful con el fin de activar el turismo dentro de un marco de protección y conservación del medio ambiente.

Calidez y servicios

La villa es un centro turístico que cuenta con 500 habitantes cuya principal fuente económica es el turismo. La presencia de cabañas, hosterías, camping, restaurantes, casas de té y servicios de apoyo para las actividades deportivas como la pesca, trekking, cabalgatas, etc. demuestran la capacidad de servicios que les brindan a sus visitantes.

El paraíso terrenal

Trekking a Laguna Las Mellizas

Las formas caprichosas de las rocas basálticas producidas por la acción de la erosión; bosques de cipreses, helechos, enredaderas y musgos, cascadas y arroyos que surcan de las laderas de la cordillera forman un paraíso natural acompañado por la calidez del fuego de los hogares y el silencio tranquilizador, hacen de Villa Traful un centro turístico ideal para el descanso descubriendo la naturaleza en todo su esplendor.

Pescadores en acción

Pesca deportiva en el Lago Traful

La pesca es otro de los principales atractivos de Villa Traful, los principales pesqueros son el río Machónico y Pichi Traful, el lago Traful y el arroyo Catarata que constituyen un hábitat ideal para especies como el salmón encerrado, trucha arco iris, marrón y fontinalis.

Transporte terrestre

En automóvil

Desde Buenos Aires hasta Neuquén Capital:
Rutas Nacionales 5, 35, 152, 143, Ruta Provincial 20 (La Pampa), Ruta Nacional 151 y 22.
Distancia del recorrido: 1200 Km. Aproximadamente.
Desde Neuquén Capital a Villa Traful son 405 km. Se debe toma la Ruta Nacional N° 22 y 237 hasta Paraje Confluencia, desde allí la Ruta Provincial N° 65. Éste último tramo de 27 km. es de ripio

 

Transporte público

Ver el siguiente enlace:  http://sit.neuquentur.gob.ar/es/sit/transporte/busqueda/terrestre/resultados/?localidad=8&nombre=&submit=Buscar

Transporte aéreo

Desde Buenos Aires hasta Aeropuerto Juan D. Perón de Neuquén Capital. Ver el siguiente enlace:

http://sit.neuquentur.gob.ar/es/sit/transporte/busqueda/aereo/resultados/?localidad=37&nombre=&submit=Buscar

 

Los primeros pobladores

Antes de la ocupación de este valle por el hombre blanco, existía una cultura muy antigua de origen tehuelche, la que se asentó en el extremo oriental del Lago Traful, en donde quedan algunos vestigios de esas manifestaciones.
Sus orígenes se remontan a finales de 1800 y principios de 1900, cuando desde diferentes puntos de la región llegaron los primeros pobladores, en su mayoría mapuches y algunos de origen norteamericano, con la finalidad de criar ganado en forma extensiva y cultivar la tierra, dadas las características geográficas del lugar y su clima. En la actualidad pueden observarse restos de la antigua estancia de la familia Taylor, que encierran gran parte del pasado de Villa Traful.

Primera escuela

En el año 1934 con la ayuda de los pobladores y el apoyo del Consejo Nacional de Educación, se levantó la primera escuela del lugar, construida íntegramente con troncos, cuyas instalaciones aún hoy pueden apreciarse. El primer director de la flamante Escuela 111 fue el Sr. Eugenio Maciel.

Nacimiento de la villa

El 30 de noviembre del año 1936, a través de una Resolución de la entonces Dirección de Parques Nacionales, se creó la Villa, autorizando el loteo. Inmediatamente se ofrecen en venta 144 has. de tierra subdividas en 40 lotes, los que rápidamente fueron adquiridos por algunos pioneros argentinos y la gran mayoría por inmigrantes europeos, quienes comienzan a vislumbrar el gran futuro de la actividad turística en la zona. A partir de allí, se inicia la construcción de los primeros servicios de la villa.

Creación de la Comisión de Fomento

Tuvieron que pasar muchos años hasta que el 29 de mayo de 1969, el Gobierno de la Provincia del Neuquén decidiera la creación de la Comisión de Fomento, con el objetivo de propulsar el desarrollo turístico de la localidad, produciéndose entonces los primeros adelantos en servicios de infraestructura: energía eléctrica, Puesto Sanitario, Destacamento Policial, Albergue Escolar, etc.

Inserción al Parque Nacional

Quedaba un solo impedimento para afianzar el desarrollo de la Villa: el hecho de estar inserta dentro de un Parque Nacional. Esto llevó a que durante muchos años sus pobladores gestionaran ante el Estado Nacional su desafectación, lo que se concretó mediante la Ley Nacional 24302 en el año 1994, que sin lugar a dudas se convertirá en el hito más importante para Villa Traful. De esa forma, pudo planificarse un modelo de aldea basada en el desarrollo sustentable, y con una muy baja densidad poblacional.

Origen del nombre

Su nombre es de origen mapuche y proviene del topónimo “Travül”, que significa junta o unión, haciendo referencia a la junta de los ríos Traful y Limay en la hoy Confluencia Traful.

Flora

La vegetación dominante forma parte de lo que se denomina bosque andino patagónico y gradualmente hacia al este se transforma en una estepa.
Altitudinalmente hay una distribución de la vegetación, en la que predominan los matorrales de lenga entre la línea de nieve y los 1600 a 1400 m. Por debajo de esa altura y hasta alrededor de los 1100 m. la lenga presenta porte arbóreo.
Desde esa altura y hasta el nivel del lago, las especies dominantes en el bosque son el ciprés y el coihue.
El bosque de coihue está, en general, restringido a una angosta franja que rodea los lagos. A escala del observador parece sin embargo, el más abundante. Lo que sucede en realidad, es que la mayoría de los caminos fueron trazados cerca de las costas de los lagos y atraviesan estos bosques.
El gradiente pluviométrico origina el ecotono, sector de gran valor por las comunidades que alberga y por la riqueza de especies, representativa de uno y otro sistema, sumadas a las propias del sector de transición, que deben ser conservados, considerándolos como sistemas ambientales complejos, no sólo como bosques, cañaverales o pastizales.
Las estepas se ubican en el fondo de los valles, como en el sector oriental del río Traful, y alternan la presencia de bosques, matorrales y pastizales.

Especies

Las especies arbóreas de mayor abundancia relativa que existen en la región norpatagónica son :

  • Ciprés de Cordillera
  • Coihue
  • Lenga
  • Ñire
  • Notro
  • Radal

Flores

  • Lupino
  • Chilco
  • Topa Topa
  • Mutisia
  • Amancay

Fauna

Según el Licenciado Carlos Martín, en el Parque existen aproximadamente un millar de especies vegetales superiores, unas 200 especies de vertebrados, y una cifra que ni siquiera se puede estimar de especies de invertebrados y de plantas celulares (líquenes, hongos, musgos, algas, etc.).
Por otra parte, existen varias especies de fauna que son endémicas del Parque, es decir que sólo viven dentro de algunos biotopos típicos de este ecosistema.
Otras especies están siendo estudiadas, y se afirma que pueden hallarse otras que aún no hallan sido descriptas.
Algunas especies introducidas, han competido con las autóctonas y resultan de gran interés por su valor deportivo como las truchas, el ciervo colorado, la liebre europea, el jabalí y la codorniz de California.

Fauna ictícola

Los peces autóctonos, como el puyén chico y grande, el otuno o bagre aterciopelado, bagre de los torrentes, percas boconas y de boca chica, conviven con especies introducidas o exóticas como la trucha marrón, arco iris, de arroyo y el salmón encerrado.

Las especies de mayor valor deportivo son:

  • Trucha Arco Iris
  • Salmón Encerrado
  • Trucha de Arroyo o Trucha Fontinalis
  • Trucha Marrón
  • Perca

Aves y mamíferos

Las aves son el grupo más numeroso en cuanto a especies, aunque el número de ejemplares por especie no es muy grande.

  • Churrín
  • Chucao
  • Huet huet
  • Rayadito
  • Picolezna patagónico
  • Carpintero negro
  • Pitío
  • Carpinterito Patagónico
  • Ñacurutú
  • Caburé
  • Esparvero
  • Zorzal patagónico
  • Peutrén
  • Fío fío
  • Comesebo
  • Cabecita negra
  • Tordo patagónico

En el ámbito altoandino de esta zona, aunque poco relevada, se ha constatado la presencia de cóndores, águilas moras y otras aves rapaces.

En los bosques ecotonales al este del área se detecta el ingreso de aves asociadas a climas más áridos, como el pecho colorado, tordo común, fingilo negro, pico de plata y otros.
Mientras que en los ambientes acuáticos conviven diversas especies de patos: pato de anteojos, pato de vapor, pato overo, pato zambullidor grande y el pato de los torrentes.

Protección de especies

Al menos 15 de las 200 especies de vertebrados representadas en el Parque, se consideran críticas o de alta prioridad de protección.
Algunas se hallan en peligro de extinción, o el grado de amenaza que pesa sobre distintas especies es muy grande; en otras su vulnerabilidad se debe a una distribución muy restringida, o porque no están protegidas en ningún otro Parque; y también deben considerarse las particularidades ecológicas que le conferían valor especial a algunas especies, como el huillín, el huemul, el pudú; la rana del Challhuaco y varios anfibios más; la paloma araucana, algunos roedores y las colonias del cormorán imperial.

Ciervo Colorado

Entre los mamíferos, el huemul es la especie que mayor atención merece ya que se halla en peligro de extinción; por el mismo motivo vale destacar al huillín o lobito de río, especie endémica de la región andino patagónica y único representante de una familia más numerosa es el monito del monte.

También es de interés la preservación del pudú, considerada a nivel nacional como “vulnerable” y que habita los faldeos boscosos de la costa norte del lago Traful.

En cuanto al manejo de la fauna en el territorio nacional y los Parques Nacionales, esta dada por el hecho que las especies nativas (acuáticas y terrestres) están protegidas al 100% en jurisdicción de Parques Nacionales, debido a la misión de estos de tratar de mantener áreas del territorio protegidas, en un estado lo más natural posible, para asegurar la conservación de sus rasgos físicos, junto a su flora y su fauna.
Las únicas excepciones a la práctica de la caza en un parque nacional están dadas por algunas especies exóticas que son causas del deterioro de los sistemas ecológicos que los Parques Nacionales tratan de conservar. Un ejemplo de ello es la caza deportiva del ciervo colorado.

Se resaltan los aspectos más relevantes del paisaje característico de Villa Traful y su área de influencia, considerando la génesis del sistema natural en su conjunto.
Sobre las rocas graníticas de edad cretácica y los basaltos, andesitas, tobas, brechectáreas y otras rocas de edad terciaria inferior, han tenido lugar procesos geomorfológicos entre los que se destacan la intensa actividad glaciaria pleistocénica, y el vulcanismo cuaternario y holocénico que modelaron gran parte de las geoformas actuales.

Los efectos de la glaciación, merecen ser explicados, ya que su actividad es la causa de la presencia de los dos grandes componentes que son el principal sustento natural del paisaje: los lagos y los bosques.
Sin lugar a dudas, las demás geoformas glaciarias poseen también un valor especial típico de la zona como, los extensos y amplios valles en forma de U, las morenas laterales y terminales, los circos, etc.
Las glaciaciones del pleistoceno han dejado marcadas influencias en la zona de Traful.

Uno de los lóbulos modeló la cuenca del lago Traful, dejando un valle desde los 1600 m.s.n.m. hasta los 1000 m. en el límite de glaciación.
Hacia el este, se detecta la influencia de la erosión fluvial a través de la presencia de los típicos valles fluviales con perfil en V, como los de los ríos Cuyín Manzano, Minero y Córdoba entre otros. Como testimonios de eventos volcánicos, muy labrados por el viento, la lluvia y la nieve, se erigen extrañas formaciones rocosas que se conocen como el Valle Encantado. Estas formaciones se explican por la diferencia en la dureza de las rocas, que los procesos erosivos modelaron diferencialmente.

Con respecto al recurso suelo, se proporciona información regional según Echeverre (1972).

En los sectores alto andinos, por encima de los 1700 m. de altura, se hallan suelos del tipo de los lito soles, muy poco desarrollados de texturas muy gruesas, y afloramientos rocosos sin desarrollo de suelo.

Por debajo de esta altura y hacia el oeste, predominan los ando soles, formados a partir de cenizas volcánicas, con escasa diferenciación de horizontes.
Su principal condición para el área, es la presencia de alóbanos, arcillas derivadas de la meteorización de vidrio volcánico, que presentan una alta retención hídrica.
L a importancia de esta condición radica en que su capacidad de retener el agua le permite distribuirla lentamente a la vegetación, ya que los mayores índices pluviométricos se producen fuera del período de crecimiento de la vegetación.

La creación del Parque Nacional Nahuel Huapi en de 1937, cuyo objetivo era, además de conservar la zona de gran valor escénico, favorecer el poblamiento, desarrollo regional y consolidar los territorios fronterizos reafirmando así la soberanía, provoco un giro radical en la actividad económica de la zona, ya que la actividad forestal y ganadera no era compatible con los objetivos de Parques. Así se produce una inclinación hacia las actividades económicas del sector terciario, entre ellos el turismo.

El 10 de enero de 1994 por Ley 24302, el Estado Nacional desafectó de su dominio 600 has que formaban parte del Parque y la Reserva Nacional Nahuel Huapi en la zona de Villa Traful y las cedió sin cargo a la Provincia del Neuquén. Por este motivo y mediante el Decreto Nº 1756/94 se creó la Comisión de Desarrollo de Villa Traful con el objeto de formular una propuesta de desarrollo turístico para el área, la que fue aprobada por Decreto Nº 1669/98 bajo la denominación Plan Ambiental De Desarrollo De Villa Traful, encontrándose hoy en marcha.

En resumen:
Cuenta con una estrategia de desarrollo sostenible, basada en un plan ambiental de desarrollo que busca:

El aprovechamiento, conservación y protección del medio ambiente.
El mejoramiento e incremento del equipamiento e infraestructura interna y externa.
La participación activa del poblador y del turista
La diversificación económica-productiva en armonía con la naturaleza
El desarrollo del producto “ecoturismo” (actividades del turismo alternativo- aventura, ecológicas y culturales).

Villa Traful es hoy un centro turístico de casi 500 habitantes, rodeada por un área protegida, constituyendo el turismo la principal actividad económica lo que se traduce en la presencia de hosterías, cabañas, campings, restaurantes, parrillas, rotiserías, casas de té, la posibilidad de adquirir productos artesanales, artículos regionales y servicios de apoyo a las actividades deportivas, pesca, trekking, cabalgatas, bicis, etc. Su tipología arquitectónica especial se manifiesta en el uso de los materiales característicos de la zona como madera y piedra, que conjuntamente con el entorno paisajístico le dan un carácter único de aldea de montaña.
En la actualidad la villa ofrece 148 plazas habilitadas en sus confortables y cálidos establecimientos que lo invitan a vivir una estadía de ensueño.

En primavera y verano, si bien los atractivos son más numerosos y diversos, todo se conjuga con la naturaleza circundante. Las actividades al aire libre permiten que cada visitante se transforme de simple espectador a un activo participante de caminatas, cabalgatas, paseos en bicicleta de montaña o en vehículos 4×4. También, la playa, baños de sol, canotaje, windsurf, paseos en lancha y la pesca deportiva atrapan a los turistas.

La pesca en todas sus modalidades, es la principal actividad deportiva debido a la gran variedad de especies ícticas que pueblan los cursos de agua. Además, es uno de los pocos ambientes favorables en que se desarrolla el salmón encerrado, especie muy codiciada por los pescadores. Los ríos Machico, Pichi Traful y arroyo Catarata se han transformado con el tiempo en clásicos de la actividad.
Por los faldeos de la montaña y entre bosques de coihues y ñires se descubren numerosos atractivos turísticos como las Cascadas Coa Co y Blanco, Cerro Negro, Cascada Ñivinco y Pichi Traful, entre otras, que permiten caminatas, cabalgatas, excursiones terrestres y lacustres.

Además, constituye una sede ideal para la celebración de pequeñas reuniones o Jornadas de convenciones, ya que existen se puede utilizar el salón de usos múltiples de la Comisión de Fomento que tiene una capacidad de 150 personas.
Hoy con un Plan de Desarrollo Turístico, tanto las autoridades como los pobladores tienen un objetivo único: el desarrollo de Villa Traful en armonía con el paisaje y libre de todo tipo de contaminación.