La provincia de Neuquén tiene la virtud de tener cursos de agua en su territorio que presentan todos los grados de dificultad para quienes quieran practicarlo, tanto para aquellos que no tienen experiencia como para los más exigentes e intrépidos aventureros.

Uno de los ambientes más destacados para la práctica de la actividad es sin duda el río Aluminé constituye una oferta incomparable en sus diferentes tramos. Tal es así, que sus condiciones han sido meritorias para la realización del  Mundial de rafting WRC Argentina 2018.  Su conformación natural y su geografía son propicias para entrenar en diferentes niveles de dificultad y perfeccionar cuestiones técnicas. El río Ruca Choroi que nace en el lago homónimo a 23 km de la localidad de Aluminé, aunque con menor caudal, también cuenta con muy buenas condiciones y una belleza paisajística inigualable.

La competencia cuenta con cuatro modalidades de competencia en las que se tiene que desempeñar el equipo: en el río Aluminé se desarrollarán: Sprint, H2H, Down River (Jóvenes DR, Clase 2/3, Open / Masters Clase 3/4) y en el río Roca Choroy, la categorías Slalom (Clase Técnica 2).

El río Hua Hum, en San Martín de los Andes cuenta con excelentes condiciones para la actividad, con un condimento particular pues posee un entorno natural inigualable comprendido en la selva valdiviana que se extiende en ambas márgenes. a solo 30 km de la localidad cordillerana, el río presenta sectores de clase II y III, dependiendo de la época del año.

Algunos tramos de los ríos Chimehuín, Caleufú, Quilquihue, Limay y Neuquén, estos dos últimos en sus nacientes, también cuentan con buenas condiciones para la práctica de este deporte.

Siendo una de las actividades predilectas dentro del turismo aventura, la practica de Rafting en ríos de aguas blancas, forja una gran atracción entre grupos de amigos y/o familias que desean recorrer el descenso de un curso de agua dentro de un entorno natural majestuoso, dónde los rápidos del río hacen que la adrenalina sea parte de la experiencia, de una manera divertida y también segura.

Bajar ríos en dirección a la corriente, se realiza sobre embarcaciones denominadas balsas o Raft, especiales para sortear los rápidos, remolinos, hoyos, y circunstancias geográficas que el cauce impone. La misma es comandada por un guía timonel, y en el que generalmente van de 4 a 8 tripulantes ubicados simétricamente en ambos ambos lados de la balsa, mientras que el guía lo hace en la parte de atrás y dirige las acciones y los destinos de la embarcación. Se utilizan palas simple para remar.

La actividad requiere de cierta técnica a tener en cuenta, elementos de seguridad y conocimientos para leer las características del río al momento del descenso. Los aventureros tienen que prestar atención al guía cuando este diga “adelante” – “atrás” – “derecha” – “izquierda” – “alto” – “piso”, interpretar y remar sí es la acción necesaria. Suele ser divertido ver al equipo coordinar, mientras la adrenalina sube. También es importante saber que hacer cuando diga “lado alto” para evitar volcarse o caerse, y sí esto último ocurre, como reincorporase a la balsa y en caso de ser necesario como ayudar a un compañero a subirse, sin caerse en el intento. El guía utiliza sus conocimientos para leer e interpretar al río, sus rápidos, hoyos, remolinos, y en base a esto dirigir los destinos de la balsa.

En cuanto a el nivel de dificultad para la practica de rafting, la impone la clasificación del grado de dificultad para navegar los cursos de aguas rápidas que el río posee en su extensión. Estos suelen tener tramos turbulentos con diferentes características, siendo el grado más alto el que calificara el nivel del río para el descenso.

En recorridos que generalmente van desde los 5 a los 15 km de extensión, se puede practicar en diferentes ríos de la provincia, siendo los de menor clasificación aptos para bajadas familiares y/o grupales, mientras que los más avanzados requieren de cierta experiencia previa para afrontar rápidos con grado de clasificación intermedia, y para expertos los ríos con cauces más complejos y turbulentos.

Recomendaciones

Sí desea practicar esta actividad es importante consultar siempre en las oficinas de turismo sobre las condiciones meteorológicas, estado y características de los ríos, precauciones especiales a tomar, entre otras.
También puede consultar en la oficina, o por medio del SIT (sistema de información turística) los prestadores de actividades habilitados para rafting.