La hidrografía de la provincia hace posible que se realicen paseos en embarcaciones para conocer distintos sitios de magestusoa belleza, a los cuales, en la mayoría de los casos, sólo se puede acceder y conocer navegando embalses artificiales, lagos y ríos cordilleranos.

Los paseos lacustres son frecuentes en varias localidades del Corredor de los Lagos y de la Ruta del Pehuén. Sabido es de la gran belleza de estas zonas que conjugan paisajes netamente cordilleranos, donde inmensos lagos bordean las siluetas de montañas y cerros, permitiendo vivenciar la experiencia de navegar sobre cursos de agua de origen glaciar, donde el guía de la embarcación ira comentando las características propias del entorno que se observa, cómo así también datos que hagan más interesante la navegación.

Excursiones famosas tales como se ofrecen en Junín de los Andes navegando en catamarán desde Puerto Canoa, el Lago Huechulafquen hacia el sur, apreciándose la majestuosa Cordillera de los Andes, y la cara sur del volcán Lanín emblema de estas tierras. Luego el rumbo cambia hacia el oeste, con destino al Lago Epulafquen, los paisajes andinos sumado a las características propias de la fauna del entorno, hacen el deleite de quien disfrute el trayecto. El recorrido continua hacia el “Escorial” (río de lava solidificada), pasando por el bosque de los enanos, fenómeno por el cual la vegetación crece sobre el escorial de lava un 10% aproximadamente de su tamaño habitual. El paseo continua hasta llegar a la punta del escorial, para luego emprender el regreso hacia Puerto Canoa.

Otro de los paseos lacustres típicos es el que une la bahía Mansa en Villa La Angostura con el Parque Nacional Los Arrayanes. En este caso se navega el lago Nahuel Huapi bordeando el itsmo de Quetrihue, de un puerto a otro, aproximadamente unos 45 a 50 minutos hacia el sudoeste de la península. El entorno natural, la tranquilidad de ese sector del lago para navegar, hacen que sumado a la experiencia de recorrer un parque nacional único por el bosque de Arrayanes, de características particulares tales como la corteza que va desde color canela hacia el anaranjado, hacen que el recorrido por los senderos sea único.

Desde la otra bahía, conocida como “la Brava”, se puede navegar hacia el Bosque de Arrayanes, así como también hacia el Norte del lago Nahuel Huapí, para conocer nuevas rutas lacustres hacia la cordillera, bahías, bocas, brazos y desembocaduras que nos proporcionaran vistas espectaculares del inmenso entorno que rodea al Nahuel Huapi.

Partiendo en embarcación desde el muelle en San Martín de los Andes, se pueden navegar dos rutas clásicas sobre el Lago Lacar, una corta hacia Villa Quila Quina, y la otra de día completo navegando el lago Lacar y el Nonthue. En el recorrido más extenso, se navega disfrutando del entorno con vistas tales a los paredones del Cerro Abanico, hasta llegar a Quila Quina; generalmente de allí, se retoma hasta puerto Chachin, y caminata mediante, conocer la cascada Chachin; luego se continua la navegación hasta el puerto de Hua Hum, dónde nos encontramos con playas que se encuentran al oeste del lago en el límite con Chile. Del lado argentino y de la naciente del Río que desemboca en aguas del océano Pacifico, se practica Rafting en temporada estival.

Al emprender el regreso, se atraviesan puertos de antiguos madereros, y suele vistarse, desembarco mediante, una iglesia que se encuentra en la misteriosa y pequeña Isla Santa Teresita. Retomando la navegación por la margen sur del lago Lacar hasta llegar al puerto homónimo, no sin antes detenernos a observar el increíble atardecer que esta salida nos regala en cada momento del año.

En Villa Pehuenia los paísajes que pintan los alrededores de los tranquilos lagos Aluminé y Moquehue, son propicios para la navegación en embarcaciones con o sin motor. Dependerá de esto la distancia del recorrido, lo que permitirá descubrir islas, bahías y playas de arena blanca. También se pueden alquilar bicis de agua, canoas y/o kayaks para recorrer los diferentes sectores del lago de manera más divertida y contemplativa hacia el entorno circundante.

Villa Traful, es una de esas aldeas de montaña que tienen ese toque mágico, entre vistas en altura, bosques y cascadas, senderos para recorrer y un increíble lago que es utilizado por la gran familia de pescadores que año tras año llegan para el inicio de la temporada a tan magnifico lugar. También hay opciones para quienes desean navegar y conocer la gruta de la Virgen, el bosque sumergido, o cruzar el lago en dirección norte hasta playa Bahía Grande, y desde allí por un sendero de montaña hasta las lagunas Las Mellizas y luego de estas, continuando en trekking, hasta llegar al paraje homónimo y allí observar las Pinturas Rupestres de origen Tehuelche.

Recomendaciones

Es importante consultar en las oficinas de información turística de cada localidad sobre los servicios disponibles, clima y estado de rutas entre otros. También es posible acceder, por medio del Sistema de Información Turística (SIT), a información sobre transporte lacustre, como también de embarcaderos en algunas localidades provinciales, en su mayoría cordilleranas.