Notas Destacadas

Aluminé, 100 años de historia, cultura y naturaleza

14 Octubre, 2015

El paso del tiempo la vió luchar y crecer junto al río Aluminé sobre el regazo de la Cordillera de los Andes. En su centenario, la abrazan y saludan con alegría, miles de historias de su gente colmadas de esfuerzos y deseos. Una ciudad que muestra con orgullo su identidad arraigada en la cultura del trabajo y en su naturaleza prodigiosa.

Al pie de la cordillera de los Andes y del río del cual toma su nombre, en el corazón de la Patagonia, la ciudad neuquina de Aluminé celebra el próximo 20 de octubre su centenario. Los festejos se llevarán a cabo del 17 al 20 de octubre con variedad de actividades y espectáculos artísticos que incluyen danzas, teatro y música con la presentación especial del Chaqueño Palavecino, Los del Fuego, Los Dragones y La Estafa Dub entre otros.

Los colores primaverales poco a poco se van apoderando del paisaje de la localidad y sus alrededores, un espectáculo para disfrutar en familia y vivir experiencias inolvidables. Aluminé ofrece múltiples opciones para quienes elijan visitarla. La propuesta incluye desde deportes de aguas blancas hasta actividades recreativas y de contacto pleno con una naturaleza pródiga en paisajes y posibilidades.

Capital nacional del kayak y paraíso de pescadores, tiene como protagonista principal al río Aluminé y sus diferentes afluentes como el Quillén, Ruca Choroy y Pulmarí, en cuyas aguas habitan truchas arco iris y marrones de buen porte. (Ver reglamento de pesca Patagónico 2015- 2016).

Asimismo el caudal del río permite la práctica del kayak en sus diferentes modalidades y rafting: verdaderas aventuras colmadas de emoción y diversión en un marco natural maravilloso que se aprecia en toda su magnitud desde el curso de agua. Durante los meses de primavera sus aguas cristalinas toman velocidad y fuerza a través de los rápidos que conforman su trayecto, por lo que la travesía se llena de adrenalina en cada salto.

.com-25

Aluminé constituye portal de acceso norte al Parque Nacional Lanín, y está comprendida dentro del circuito de la Huella Andina, una opción ideal para los fanáticos del senderismo y la naturaleza. Decenas de especies de aves como cauquenes, pato de anteojos, coscorobas, pájaros carpinteros, entre otras, se observan en el paisaje circundante. Cabalgatas o mountain bike recorren diferentes senderos que atraviesan vertientes, arroyos, valles y bosques, permitiendo un contacto pleno con el entorno natural. La diversidad paisajística es tan importante que transitando unos pocos kilómetros se puede recorrer la estepa patagónica, pasar por el bosque de transición y llegar al bosque andino patagónico. La vegetación nativa y exótica adquiere diversos colores, formas y texturas sobre todo en ésta época del año.

La localidad cordillerana forma parte de la Ruta del Pehuén, al ser uno de los pocos destinos del país en donde existen bosques milenarios de araucarias araucanas. El pehuén es el emblema de la Provincia del Neuquén y es el árbol en torno al cual han desarrollado su vida las comunidades Mapuche de esta zona. Tan arraigada está su presencia en el paisaje y en la gente que las fiestas populares que se llevan a cabo en la región lo tienen como máximo protagonista. De hecho, Aluminé realiza todos los años en Semana Santa, la Fiesta Nacional del Pehuén.

 

 

Si de gastronomía se trata, la oferta local es variada e incluye desde platos tradicionales y típicos – que se realizan a base al piñón (fruto del Pehuén) u hongos- hasta las imperdibles pastas, truchas, chivitos y corderitos patagónicos. La cerveza artesanal acompaña a los platos regionales, incluso tiene su propio evento: el 10 y 11 de octubre se celebra la 2da. Edición del Festival Provincial de Cerveza Artesanal donde se podrán degustar exquisitas variedades elaboradas en la Provincia.

Sus primeros pobladores, descendientes de comunidades originarias, criollos e inmigrantes, comienzan a vislumbrar el desarrollo de la localidad en torno a actividades agrícolas y ganaderas principalmente. A lo largo del tiempo se diversificó su economía hacia la actividad comercial y el turismo. Sin embargo a pesar del crecimiento sostenido desde sus inicios, Aluminé sigue teniendo un espíritu de pueblo cordillerano, donde la gente se saluda afectuosamente en la calle y los niños juegan en las veredas hasta entrado el anochecer. “aún pueden verse los puesteros y paisanos con sus vestimentas tradicionales atando sus caballos a los árboles y postes de las veredas como en las viejas épocas” comenta Alicia vecina de Aluminé. “Hay mucha gente de afuera que ha venido a vivir acá, y han sentido la calidez, la confianza y buen trato de los habitantes del pueblo, muchos se admiran de que los comercios aún tengamos la costumbre de fiar” afirma Pedro, antiguo comerciante de la localidad.

Stand de Artesanos y Productores

El río Aluminé con su cálido cantar la vió nacer, crecer y convertirse en una ciudad pujante, colmada de historias y tradiciones que forjaron su identidad. Hoy con mucho cariño, la abraza y la acobija como el tesoro más preciado bajo el amparo del milenario pehuén y resguardada por la mítica Cordillera de los Andes.

Ver prestadores de actividades turísticas de Aluminé

Video 100 años de Aluminé. Historias que cuenta el río