Notas Destacadas

Aves, la naturaleza en su máximo esplendor

21 octubre, 2015

La estación primaveral marca el inicio de un nuevo ciclo para la vida silvestre. Las aves comienzan a incrementar su actividad y el paisaje se vuelve fiesta al son del cantar de las cientos de especies que habitan la Patagonia. El ganador del concurso de fotografía de aves 2015 del COA Tintica de Villa La Angostura, Demián Belmonte nos enseña a través de sus imágenes la belleza y la perfección tras un mensaje conservacionista.

Juveniles de Pato de los Torrentes

Juveniles de Pato de los Torrentes

Demián tiene 42 años, es diseñador gráfico y trabaja actualmente para el Parque Nacional Nahuel Huapi. Es fotógrafo aficionado y dedicado a la observación de aves, una combinación entre trabajo y pasión que supo desarrollar en tierras de este maravilloso parque nacional.  “Mi trabajo me permite estar en contacto a diario con biólogos, guardaparques y profesionales, orientados a la conservación, día a día voy adquiriendo conocimientos sobre las distintas aves y su comportamiento.”

Yal Plomizo

Yal Plomizo

“Cuando empecé a trabajar en la División de Educación Ambiental del parque me propuse tomar fotografías para completar el banco de imágenes, con la intención de sacarle a alguna especie que aún no se encontraba registrada o era difícil de ver. Así sucedió cuando que me invitaron a sumarme al programa de monitoreo del Pato de los torrentes. Esta ave es una especie nativa que tiene la categoría de “vertebrado de valor especial” y por eso es muy importante tanto su monitoreo como su conservación y divulgación. El Pato de los Torrentes vive en ríos y arroyos de montaña y es difícil de ver. Muchas veces salimos a buscarlo y no logramos verlo, y así fue como aprendí a través de estas salidas de campo a tener paciencia, a trabajar en equipo y sobre todo a estar en silencio. De esta manera me podía acercar muy despacio a estos animalitos para no asustarlos y así observarlos y lograr fotografiarlos.”

Cachaña

Cachaña

La fotonaturaleza es una actividad apasionante y dedicada que implica mucha paciencia y frustraciones, pero de la cual se obtienen frutos que llenan de gratificación. “Es una experiencia que transmite mucha paz ya que, por lo general, estamos en un entorno tranquilo, rodeados de naturaleza, imponentes paisajes, sonidos de agua, viento y de las aves. Lo que más me gusta de esta actividad es encontrar ejemplares difíciles, salir a buscarlos, observarlos y lograr una buena toma. El desafío es aún mayor porque los animales no son predecibles y no siempre están donde uno los busca. Por eso también aprovecho cualquier ocasión y saco fotos en el jardín de mi casa o en la plaza de la oficina donde trabajo, cualquier oportunidad puede ser adecuada para una buena foto. Siempre es lindo ir al bosque, subir una montaña o ir a la estepa para obsevar aves, pero muchas veces no hay necesidad de trasladarse mucho, sólo basta con levantar la vista, agudizar el oído y observar quiénes están volando sobre nosotros.”

Aguilucho

Aguilucho

Demián procura transmitir a través de sus imágenes el detalle de las aves: “Me encantan sus colores, la trama que forman sus plumas, sus ojos, sus patas, o cuando despliegan las alas. Me gusta observar a través de mi lente cómo mueven sus picos en busca de algo, sus expresiones o cómo se comunican con otras aves. En ocasiones parece que ellos también me están mirando a mí. Si es posible busco que la toma esté enmarcada en un paisaje que acompañe la situación, que cuente quién es y qué hace. La composición de la escena es casi tan importante como el modelo en sí. Pero a veces es difícil encontrarla y uno se tiene que adaptar a la pose en la que esté y con el lente que uno tenga.”

Chingolo

Chingolo

Tal como si fuese coleccionista, intenta fotografiar la mayor cantidad de especies que encuentre es su camino, cualquiera sea la ocasión: “Llevo mi cámara conmigo a donde vaya: a la oficina, a la montaña cuando voy a caminar o esquiar, a lo de mis amigos, a mis viajes. Observo y busco aves en todos los lugares que esté. Siempre estoy atento a lo que sucede arriba, donde vuelan las aves.”

Comesebo andino

Comesebo andino

Demián cuenta su experiencia en el último Concurso de fotografía de Aves que organizó el COA Tintica: “Participar de concursos es algo que siempre me gustó, es una oportunidad para compartir experiencias y miradas con quienes hacen lo mismo que yo. Es mi manera de mostrarle al mundo mi amor por la fotografía, la naturaleza y las aves. Los concursos me inspiran, por eso participé del útlimo que oganizó el Club de Observadores de Aves de Villa La Angostura. Para mi sorpresa, gané el primer premio con una foto de, nada más y nada menos, una familia de patos de los torrentes en la cascada Ñivinco ubicada al norte del Parque Nacional Nahuel Huapi.”

Foto ganadora Concurso de aves Coa Tintica. Familia de patos de los torrentes

Foto ganadora Concurso de aves Coa Tintica. Familia de patos de los torrentes

Para los amantes de la fotonaturaleza dedicada a las aves, Demián brinda algunos consejos que le han dejado su experiencia: “Primero tener mucha paciencia… la naturaleza tiene tiempos distintos a los nuestros y también tiene sonidos distintos. Por eso hay que mantenerse en silencio y prestar atención a los cantos de las aves, ellos nos pueden guiar hasta donde estén. Una vez que los vemos, hacer foco con la cámara y click!, sacar la foto. Es muy probable que el ave se mueva o vuele rápido a otra rama. Las primeras fotos capaz no nos gusten, pero hay que seguir intentándolo, cuántas más aves y fotografías se tomen mejores tomas se van a lograr. Es lindo también conocer el nombre de la aves, por eso yo siempre pregunto o averiguo su nombre. Desde ya que es aconsejable también tener una cámara reflex, un teleobjetivo o una lente de 200 mm, o más,  para estar más cerca de las aves. Pero no siempre la cámara hace al fotógrafo, sino que el fotógrafo hace a la cámara a través de la pasión por la fotografía.”

Demian fotenado

Demián foteando

 

Gracias Demián Belmonte

Contacto: dbelmonte@hotmail.com

Instagram: @nahuel_huapi