Prensa Turística

Kayaks y duckies en el río Chimehuín junto a Mariano Bianchi

20 Mayo, 2013

Mariano “pomelo” Bianchi Echart tiene 38 años y vive en San Martín de los Andes desde el 2006. Junto a su amigo Sergio “pollo” Hernández fueron de los primeros en percibir las bondades del río Chimehuín para este tipo de actividades: aguas transparentes y rápidas, un clima óptimo y un entorno privilegiado le dan un condimento especial a esta actividad que año a año suma más adeptos. Experiencias colmadas de emoción y aventura en aguas neuquinas.

Mariano es un apasionado de este deporte: “Me dedico a esto porque amo el agua, el poder trabajar en contacto con la naturaleza, el poder influir en que la gente tenga un día distinto y se lleve una gran experiencia y, por sobre todas las cosas, me da gran libertad y la posibilidad de viajar y conocer muchos lugares del mundo”. Luego de finalizar la temporada de verano y otoño aquí, él viaja a Europa para continuar trabajando el resto del año.
Además afirma: “Lo que más disfruto del kayak y los deportes de aguas rápidas es el poder deslizarme por lo rápidos, el desafío de llevar a un grupo de personas a través de ellos y el empeño para que sea una travesía divertida y segura al mismo tiempo.”

Mariano asegura que estas actividades son la estrella del verano: “Podría definirse como algo para no perderse, ya que se combinan adrenalina, diversión, naturaleza, trabajo en equipo, esfuerzo físico, etc.”
Otra alternativa al kayak es el duckie, una especie de canoa inflable, actualmente muy utilizada. Se considera más estable y segura, y resulta ideal para principiantes. “El duckie es una linda actividad, es fácil de transportar y se puede utilizar de a uno o de a dos. Es el gran desafío de las parejas; si no se pelean durante el descenso decimos que es una pareja con futuro… siempre bromeamos con esto. Los duckies requieren buena coordinación de sus tripulantes. También a medida que se va logrando un mejor control de la embarcación los limites de ríos y desafíos se van ampliando. Seria como un “mini” rafting para 1, 2 o 3 personas.”
A diferencia del duckie, el kayak requiere más entrenamiento antes de comenzar a disfrutar: “uno tiene que incorporar la maniobra del roll o esquimontaje, es decir cuando uno se da vuelta y debe abandonar la embarcación para salir a alguna orilla y vaciar el bote para reincorporarse.”

“A medida que uno avanza en el kayak, cada vez es más divertido y se disfruta mucho más, pero requiere de muchas ganas, tiempo y tenacidad también”.

Respecto al nivel de dificultad que tiene el kayak nos explica: “el nivel de la actividad depende de las condiciones del río. Los ríos se catalogan de grado 1 a 6, siendo 1 una bajada con un poco de corriente y 6 innavegable, lo máximo navegable se cataloga como 5+ y por lo general no se realiza comercialmente. Un río clase 2+, como es el río Chimehuín, es ideal para familias, siempre y cuando las personas tengan un estado físico aceptable y tomando todas las precauciones y medidas de seguridad del caso”. Agrega: “siempre que hagamos hincapié en la seguridad y no subestimemos la actividad o al río, podemos minimizar los riesgos. Todas las travesías o “bajadas” cuentan con un protocolo de seguridad y técnico, dependiendo si el río a bajar es más extenso o no. Pero jamás se inicia una bajada sin su correspondiente protocolo… es como la charla en el avión.”

El río Chimehuín es uno de los mejores ambientes de la Provincia para la práctica de esta actividad, Mariano nos cuenta por qué: “Tiene muchas bondades: sus rápidos son seguros y divertidos, es un río que quiero mucho ya que nos permite trabajar con todo tipo de público y con un bajo contenido de riesgos. Su color y su transparencia dejan a la gente con la boca abierta. El paisaje que lo rodea es único y la panorámica del volcán Lanín en varios pasajes del río es maravillosa.* Su clima (gracias a que se localiza en una zona de estepa) es de buen sol durante la mayoría de la temporada. Además es ideal para aprender a remar en kayak, debido a su volumen de caudal, a sus rápidos que no superan el grado 2+ y porque cuenta con una huella o camino interno accesible (considerando cuestiones de seguridad). Una gran ventaja es que se encuentra a 20 km. de Junín de los Andes, y desde la naciente hasta el sector denominado La herradura el río posee una extensión de 11 km. lo que implica estar en el agua entre una hora y media y dos, tiempo suficiente para disfrutar de la actividad.”

El río se divide en varios tramos: “El mejor tramo es el “Alto Chimehuín”: comienza donde nace (en el lago Huechulafquen), comprendiendo unos 12 km. río abajo y finalizando en “La herradura”. Dentro de este trecho hay un lindo “cañoncito” donde podríamos destacar el rápido conocido como “Las viudas”, un grado 2+ pudiendo llegar a 3 en primavera (con buena cantidad de agua). De allí para abajo se destacan los rápidos “La piedra mala”, “La araucaria” y “La piedra del viento”, donde años atrás se realizó un campeonato de kayak slalom muy importante. Hacia abajo (uno de mis preferidos) se encuentra el rápido denominado “Picapiedras”; porque es muy exigente, debido a que posee muchas piedras, poca agua y una buena caída o desnivel. Este tramo con poco caudal se pone más técnico o difícil. Luego, ya finalizando el trayecto, se encuentra un rápido conocido como “NN”, un lindo tren de olas con bastante ritmo y emoción. El último sector posee muchas piedras donde se originan pequeñas olas e hidráulicos o huecos como para jugar un poco con la embarcación.”

“Este río es ideal para practicar y mejorar el nivel, con buenos y amplios márgenes de seguridad. A mi entender y en base a mi experiencia en distintos ríos del mundo, su principal riesgo radica cuando el caudal está muy alto, ya que hay que esquivar algunas ramas de sauces que entran al curso del río en algunos sectores.”

El kayak y el duckie sin duda despierta en quien lo practica una serie de sensaciones que hacen memorable la experiencia: “Hay risas, chistes, adrenalina, momentos de nerviosismo… Algunos ansiosos preguntan de todo, otros más tranquilos esperan los momentos de las explicaciones. Igualmente, ya son muchos años de trabajar en esta actividad y tratamos de realizar las cosas como para que la gente se distienda y comience a disfrutar desde el primer momento.”

“Toda la información respecto al lugar y en cuanto a normas de seguridad se la damos durante el traslado y cuando paramos a observar el lago Huechulafquen antes de ingresar al río. Luego completamos con el protocolo de seguridad antes de embarcar, y en el “Pozón de las viudas”, realizamos una práctica en agua antes de comenzar a bajar el río. Cuando vemos que la gente se siente cómoda y segura recién nos vamos río abajo.”

Al finalizar la travesía las sensaciones que quedan lo expresan todo:Cuando terminamos por lo general hay rostros de felicidad, de satisfacción, de querer repetir o de querer más. Algunos preguntan por otros ríos para superarse y realizar travesías o bajadas más difíciles o de mayor dificultad”.

Fotos de: Hernan Gabenara y Julieta Fernandez

Datos de contacto del prestador habilitado:

Sr. Mariano Bianchi Echart
E-mail: info@pomelostour.com o raftingneuquen@hotmail.com
Sitio web: www.pomelostour.com
Facebook: www.facebook.com/pomelostourrafting/