Prensa Turística

48 horas en Chos Malal!

20 Octubre, 2014

En esta sección te proponemos un itinerario para aprovechar al máximo el tiempo, recorrer y disfrutar, realizando actividades que permiten un contacto pleno con la naturaleza prodigiosa del lugar:

Chos Malal se encuentra a 400 km. de la capital neuquina y se llega a la misma a través de las rutas nacionales Nº 22 hacia el oeste y luego la Nº 40 hacia el norte. Todo el trayecto es de asfalto, por lo que se estima unas 5 horas de viaje, conduciendo despacio. Te sugerimos salir a la madrugada para llegar a destino cerca de las 9:00 o 10:00 de la mañana. En el camino podrás disfrutar las primeras horas del sol sobre las extensas montañas de la región. Entre ellas seguramente se visualizará con claridad las cumbres del volcán Tromen (4110 m.s.n.m.) y del cerro Domuyo (4700 m.s.n.m.), el “techo de la Patagonia”.

Pocos kilómetros antes de llegar a la localidad, cruzaremos el puente sobre el río Neuquén, un lugar ideal para detenernos a contemplar el paisaje del valle que se forma en su cauce.
Una vez arribados a la localidad y realizado el check in en el alojamiento seleccionado te proponemos cargar el termo con agua caliente para tomar unos ricos mates mientras realizamos un city tour histórico – cultural. Para obtener información más precisa y un plano para recorrer la ciudad con mayor facilidad se encuentra la Oficina de Informes Turísticos de la localidad, ubicada en 25 de mayo 89.

Chos Malal fue la primer capital de la Provincia, tiene más 120 años, y posee importantes edificios y casas históricas, calles adoquinadas y árboles añosos que resultan fieles expresiones del paso del tiempo. El city tour puede contemplar visitas a: El Museo Manuel Olascoaga y el Torreón,

donde podremos disfrutar de una excelente panorámica del valle del río Curi Leuvú y la costanera construida hace un par de años. Luego podemos continuar el circuito visitando la Casa Histórica del Neuquén (dentro del casco histórico), la Biblioteca José Manuel Olascoaga, el Archivo Histórico Municipal, la Casa de la Cultura Familia Dewey y la Parroquia María Auxiliadora. Durante nuestro recorrido podremos adquirir productos típicos y artesanías elaboradas por pobladores locales.

Y llega la hora del almuerzo! Una comida tradicional de la zona es sin duda el chivito, cocinado al asador o al horno de barro adobado con ñaco, hierbas de la zona y sal. Un manjar del que no podemos privarnos de degustar. Otras alternativas para los días más frescos pueden ser cazuela de pavo o pollo o estofado de cordero o chivito. Listado de servicios gastronómicos. Y por supuesto acompañar la comida del almuerzo con un vino de la zona; bodega Des de la Torre y otras más pequeñas de los alrededores elaboran exquisitos vinos con la producción local. Una vez que almorzamos y descansamos unos minutos, salimos a disfrutar la extraordinaria naturaleza de los alrededores de Chos Malal:

El Área Natural Protegida Provincial (A.N.P.P.) El Tromen, queda a 40 km de Chos Malal, y se accede por la Ruta Provincial Nº 37 (de ripio). En el camino nos encontraremos con una formación de origen volcánico denominado El Escorial.

El parque El Tromen es un humedal de gran importancia para nuestra Provincia y un sitio de avistaje de aves fabuloso. Allí podemos disfrutar la tarde apreciando el maravilloso paisaje del lugar y su fauna a través de una serie de senderos señalizados que están dispuestos en el área. El guardaparque Rodolfo Freyre comenta: “También es una experiencia interesante conocer a los pobladores locales y lograr compartir un momento con ellos, así como la posibilidad de realizar un safari fotográfico alrededor del parque… es muy buena opción”. Pero al mismo tiempo nos indica que es importante tener ciertos cuidados cuando ingresemos al área como no arrojar basura, no molestar a las aves y no extraer especies de flora, ya que El Tromen, como todos los humedales, son ecosistemas altamente vulnerables a la mano del hombre.

Al atardecer regresaremos a Chos malal a descansar y cenar; deleitándonos con las exquisiteces regionales y renovando energías para las siguientes 24 horas restantes.
Luego del desayuno, la propuesta para la mañana es trekking listado de prestadores de trekking de la zona o mountain bike ver listado de prestadores de mountain bike de la zona a través de senderos que parten del centro de la ciudad hacia puntos panorámicos que permiten apreciar el paisaje circundante:

El circuito hacia el cerro la Cruz es de mediana dificultad y se puede realizar en 2 horas y media de caminata o 40 minutos de mountain bike. Es posible llegar hasta la Cruz en vehículo y desde allí recorrerlo a pie. Desde la cumbre se puede observar los cordones montañosos de la Cordillera del Viento, la confluencia de los ríos Neuquén y Curi Leuvú y gran parte de la bella ciudad.

Otra propuesta interesante para ir en vehículo constituye una visita al museo arqueológico Ana María Biset en el paraje Caepe Malal, a 20 km. de Chos Malal, por las rutas provinciales Nº 43 y 41. Allí se descubrió un cementerio Tehuelche.
Para aquellos que gustan de caminar es recomendable el circuito al sector denominado Vertientes. El mismo se considera de dificultad media a alta y puede llegar a demandar unas 5 horas; pero este sacrificio vale la pena, pues es un sitio interesante, ya que allí existen aguas subterráneas provenientes del volcán Tromen y en su camino se observan canteras de piedra laja, cañadones y puestos de crianceros donde seguramente podremos ver rebaños de chivitos del Norte Neuquino.

El sendero finaliza en un gran afloramiento rocoso que permite el surgimiento de vertientes. Tras una pequeña pausa continuaremos por la Pampa Tilhue en dirección Sur. Más adelante se atraviesa el paraje Agua Escondida, y hacia el sur se llega a un camino vecinal que constituye el final del recorrido sobre la Ruta Nacional Nº 40. Desde este punto emprenderemos nuestro regreso a casa.
48 horas vividas a pleno en una localidad colmada de historia en cada rincón que nos abraza con la calidez de su gente. Su naturaleza prodigiosa nos permite contemplar una belleza inusual en todos sus paisajes. Un viaje colmado de emociones quedará en nuestra memoria.