Prensa Turística

La Argentina apunta al ecoturismo para sumar más viajeros extranjeros

10 Noviembre, 2010

Uno de los retos de la promoción turística de la Argentina, que invierte u$s 45 millones al año en este rubro, es explotar el filón del ecoturismo, ya que la Argentina está entre los diez países del mundo con mayor extensión de áreas protegidas, dijo ayer el director ejecutivo del Instituto Nacional de Promoción Turística de la Argentina, Leonardo Boto.
Para ilustrar los esfuerzos de nuestro país en la preservación de la naturaleza, Boto indicó que la Argentina tiene la relación kilómetro cuadrado protegido por habitante más alta del mundo, ya que el 8% del territorio argentino tiene algún grado de protección.
“Estamos avanzando mucho en cantidad y en calidad, ya que en los últimos años los territorios protegidos de Argentina crecieron un 12 %”, subrayó. Boto insistió en la necesidad de regular el turismo de estas áreas, es decir, “aprovechar el recurso dañándolo lo menos posible y aprovechar el turismo para sacar rendimiento económico a esa zona protegida”.
La Argentina espera superar los 5 millones de turistas extranjeros al terminar el año, lo que significará un crecimiento de 20% con respecto a 2009 y un récord absoluto para el país.
Boto hizo estas declaraciones en Londres, donde se inauguró ayer el World Travel Market, la feria internacional de esa ciudad, una de las citas más importantes del mundo para el sector.
Boto recordó que la Argentina tuvo entre 2002 y 2008 la mayor tasa de crecimiento interanual de toda la región, de más de 10%, en una tendencia que se rompió el año pasado, cuando el crecimiento llegó a niveles negativos por culpa de la crisis y el temor ante el avance de la gripe A.
En 2009, los turistas procedentes de España, uno de los más importantes para la Argentina, cayeron 25% aunque, precisó Boto, el volumen de españoles que visitan nuestro país ya alcanzó, en el primer semestre de 2010, los niveles previos a la crisis. Buenos Aires, uno de los principales destinos para los españoles, tiene una comunicación por aire con Madrid de 32 vuelos directos semanales y de 4 frecuencias semanales hacia Barcelona, a los que se suman los vuelos de Iberia desde Córdoba. A pesar de esto, el reto de la Argentina es mejorar la conexión con vuelos directos hacia el resto de Europa, y en este sentido, Boto recordó que el mes que viene comenzarán los vuelos directos de Londres a Buenos Aires de la compañía British Airways.