Turismo Religioso

Estaciones del Vía Christi

29 Marzo, 2016

Estaciones del Vía Christi

1º Jesús, Dios hecho hombre, para salvarnos

Primera estación del Vía Christi

En la estación del pesebre están Jesús, María, José y los magos. La primera estación es la clave de interpretación de todo el Vía Christi, por que si él se hizo hombre, lo hizo en una cultura determinada. Y si esto ha pasado quiere decir que cada cultura también puede reinterpretar, redescubrir y remodelar el misterio de su presencia. Eso es lo que humildemente se trata de hacer en esta experiencia artístico- religiosa.
Cada estación se completa con dos sobre relieves que perfeccionan el tema desde diversas perspectivas.

Relieve: La creación
Se ven en el panel las manos creadoras y como Dios erige la naturaleza explicándolo en el mito de la creación que tenemos en la Biblia. Hay un lenguaje plástico latinoamericano: el sol, el trigo, el maíz, las manos grandes por el trabajo de los hombres.

Relieve: El derecho a la vida
Habla del derecho a la vida en el vientre materno: el derecho que tiene todo ser humano al venir al mundo. Es un ser humano que no tiene voz para gritar. Es una crítica a las mujeres que también son víctimas y a la sociedad que se permite matar al más inocente de todos.

“y el verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros: hemos visto su gloria, la que corresponde al hijo único cuando su padre lo glorifica . En él estaba la plenitud del amor y la fidelidad”. Juan 1,14


2º Jesús es bautizado por Juan

Segunda estación del Vía Christi

Juan el bautista comprendió que era el momento de empequeñecerse para que Jesús crezca de alguna manera eso es bueno para todo nosotros deberíamos disminuir nuestro orgullo, nuestro ego, ser más humilde y dejar que crezca con nosotros por eso la figura del Padre Antonio Mateo es pequeña a la de Jesús.

El Padre Mateo representa a Juan el Bautista el ha bautizado a tres generaciones. Le brota el agua del corazón derramando espiritualidad que luego se convertirá en la gota, lo más sutil del agua, lo más pequeño: y el agua es la vida.

Así, el agua del bautismo es el agua que limpia, que renueva, que da vida, y que a su vez se expande cada vez más formando esas aureolas, esos aros.

En cada aros hay nombres y esa es la huella de cómo Jesús se expande en todas las personas. Los nombres representan a cada individuo, los signan y aquí todos nos hacemos uno en el agua.


3º Jesús y las tentaciones

Tercera estación del Vía Christi

No es fácil hacer el demonio, representarlo, lo intente muchas veces y no me salía. Si tenía la idea de hacerlo con traje y corbata, como un poderoso de hoy. Trataba de hacerlo feo, con rasgo de maldad, pero no me salía. Después me pareció que no lo lograba justamente porque, en general, el demonio no muestra la cara, es el padre de la mentira; y la tentación no es algo desagradable, sino todo lo contrario, nos atrae.

Entonces tomé esto como un artilugio: el hecho del poder hacer distintas caretas, que tienen que ver con la historia, con personajes que por ahí el demonio utilizo, de alguna manera tentó y que cedieron. Es como que las caretas le salen de adentro, tiene una mezcla de reptil y de persona y la cola, de serpiente, asociada al mal, esta “envolviendo” a Jesús.

Todos somos tentados por la vida; se nos presentan diversos caminos a seguir y esto representa una lucha interior que siempre debemos enfrentar. En estos casos, la careta simboliza, de alguna manera, el ego de uno, porque el rostro de una persona es lo que más lo identifica.


4º Jesús y las bienaventuranzas

Cuarta estación del Vía Christi

Jesús, al ver a toda esa muchedumbre, subió al monte. Allí se sentó y sus discípulos se les acercaron. Comenzó hablar, y les enseñaba así:
Felices los que tienen espíritu de pobres, porque de ellos es el reino de los cielos.
Felices los que lloran, porque recibirán consuelo
Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque será saciados.
Felices los compasivos, porque obtendrán misericordia.
Felices los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios.
Felices los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos como hijos de Dios.
Felices los que son perseguidos por causa del bien, porque de ellos es el reino de los cielos.

Felices ustedes cuando por causa mía los maldigan, los persigan y les levanten toda clase de calumnias. Alégrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que reciban en el cielo. Pues bien saben que así trataron a los profetas que hubo antes de ustedes. Mateo 5, 1-12


5º Dejen que los niños vengan a mí

Quinta estación del Vía Christi

En esta escena se inspiraron en el Padre Baldo, un salesiano, al verlo en el patio de Junín. Los chicos andaban como ovejitas en el recreo alrededor de él, se le subían, se acercaban y lo abrazaban con la mayor simpleza, inocencia y alegría. Así se lo imaginó a Jesús. Significa el amor de Jesús para con los chicos (sus hijos). Detrás de Jesús, hay un corderito manso y seguro… Es porque esta imagen tiene que ver con la del buen pastor.

Relieve: Los derechos del niño
La autora fue Nora Komerosky, quien interpretó en este relieve las manos grandes del Padre y el niño confiado en ellas.

Relieve: La vocación salesiana
La autora es Graciela Calbi y en esta imagen interpreta el espíritu maternal de la vocación salesiana. Trabaja la figura de Don Bosco y de Madre Mazzarello y la de los chicos y el servicio. La mano que está abierta al dar y al amamantar.

“Algunas personas presentaron sus niños a Jesús para que él los tocará: y los discípulos reprendieron a la gente. Jesús al ver esto, se indignó y les dijo: Dejen que los niños vengan a mí”. ¿Por qué se lo impiden? El reino de dios es para los que se parecen a los niños y les aseguro que quién no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Jesús los abrazaba y luego ponía sus manos sobre ellos para bendecirlos”. Marcos 10,13-22


6º El hijo pródigo

Sexta estación del Vía Christi

Hay dos cosas que son muy interesante, las tomé del cuadro “EL REGRESO DEL HIJO PRODIGO” rembandt: en el niño tiene cara de bebe y una mano que es mucho más musculosa que la otra, es como si estuviera una mano de padre, que lo sostiene y eleva por lar la espalda, y una mano de madre que le sostiene la cabeza. Dios es padre y es madre, con fuerza y con ternura. La idea es que sea como una columna, bien sólido, porque en esta simbología de la parábola el padre representa a Dios y el hijo somos todo.

El hijo muestra la humanidad. El padre le permite irse, esto expresa la libertad que Dios nos ofrece y que es parte de la vida.

El símbolo tomado para esta estación es el laberinto una reproducción del que se encuentra en la catedral de CHARTRES, Francia. Representa, de alguna manera, el camino de nuestra vida.

Podemos dar mil vuelta pero algún día todo vamos a llegar al Padre. Lucas 15: 11-24


7º El Padre Nuestro

Séptima estación del Vía Christi

Aquí, en el centro, podemos ver la estrella de siete puntas. El siete es un número como de plenitud y se nombra en varias partes del evangelio.

Para representar esta estación se partió de la primera frase de la oración: “Padre Nuestro”. Luego vienen la siete peticiones y de allí las siete figuras.

Al ser “Padre Nuestro”, tomos somos hijos. Por eso se representó gente de distintas partes del mundo con diferentes y culturas y creencias, cristianos, musulmanes, judíos, africanos, orientales, hindúes y mapuches están unidos en esta ronda.

La idea es que se preste para compartir una oración en grupo, para poder estar reunidos.

Tiene forma de una flor y todas las figuras confluyen en el centro y dirigen la mirada al Padre.


8º Jesús cura al hombre manco

Octava estación del Vía Christi

El mensaje de JESÚS es siempre actual, no es que habló a los judíos de su tiempo y a nosotros no nos toca nada. Releyendo el mensaje de Jesús vimos que en este momento los grandes popes de la economía latinoamericana siempre sacaban a colocación, que pese a la terrible desocupación que había, eran las leyes de mercado y las de la globalización las que había que seguir a rajatabla, aunque hubiera “costo humanos”.

Me basé el cuadro de “ sin pan y sin trabajo” (de De la Cárcova)para hacer al hombre desocupado, por eso tiene la mano tullida: es el hombre que quiere trabajar pero que tiene la mano paralizada porque no tiene posibilidades de trabajo y el que lo tira para abajo es uno de estos grandes economistas con la ley del mercado en la mano y Jesús dice “ ¿ qué es más importante”¿este hombre o esa ley?¿ qué el hombre tenga trabajo o seguir las recetas del FMI con sus leyes de mercado?”.

Está más enterrado uno que el otro. Uno está manco pero no enterrado y el otro está ciego.

En especial tomé la figura de Cavallo, sin ojos. Podría a ver sido Alsogaray, alemann o tantos que quedaron como iconos de una época, de una manera de pensar y de gobernar.

Relieve Don Zatti

Carlos Valdora modeló este relieve, quiso expresar en este relieve el servicio de Zatti y el amor con que lo ejercía. La expresión del rostro es serena, pensativa y también media pícara. Yo creo que él sentía que una fuerza lo llevaba. Siempre está con una sonrisa porque creo que a la gente así no lo debe pesar siquiera su servicio porque lo moviliza la fuerza vital y al omnipresencia de Dios. Lo hizo según la imaginaría popular con la bicicleta con alitas. Zatti es un ejemplo de alguien que se inspiró el Evangelio para servir en primer lugar a la persona humana.

Relieve Laurita Vicuña

Es Laura en su lecho de enferma de Graciela Calvi. Laurita vivió y murió en Junín de los Andes hace ya cien años. Aún en todo su dolor ella se dejó iluminar, se dejó empapar por el Espíritu de Dios; la paloma, la ilumina, la eleva. En medio de su dolor y enfermedad… ella también cura a su mamá.


9º Jesús multiplica los panes

Novena estación del Vía Christi

Cuando era ya muy tarde, se les acercaron sus discípulos y le dijeron: “ El lugar es despoblado y se hace tarde Despídelos para que vayan a las aldeas y a los pueblos más cercanos y compren algo de comer.” El les contestó: Dénles ustedes de comer”. Entonces dijeron: “tendremos que ir nosotros a comprar doscientos denarios de pan para darles de comer?” Jesús les preguntó: ustedes tienen panes: ¿cuántos? Vayan a ver. Una vez averiguado, le dijeron. “Son cinco panes y dos pescados.” Entonces, ordenó que los hicieran sentarse en grupos sobre el pasto. Y se acomodaron todos en grupos de a cien y de a cincuenta. Y él tomó los cinco panes y los dos pescados y, levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y los iba dando a los discípulos para que se les distribuyeran.
Asimismo, repartió los dos pescados entre todos Comieron todos hasta saciarse, y se recogieron doce canastos llenos de pedazos de pan y las sobras de los peces, los que habían comido los panes eran cinco mil hombres. Marcos 6, 35-44

Dios nos dice “denles ustedes de comer” y el niño en su pureza dice “esto es lo que tengo y lo que pongo a disposición …” y así se hace el milagro de la multiplicación.

Él hace la multiplicación pero espera que nosotros demos de nuestra pobreza y que multipliquemos infinitamente, como también está multiplicado infinitamente, el universo. Esta idea del pez que sale y se convierte en la trama da idea del infinito. Es muy difícil pensar el infinito, tenemos atisbos de percibir cómo podría ser el misterio, el DIOS creador que no tiene límites, “El que es”, “El que era”, el alfa, el omega. La ciencia nos explica como en el cosmos se pudo generar una galaxia, que de una galaxia salen millones de soles y para cada sol hay planetas, y en algunos de esos planetas probablemente haya vida. Si miramos el cielo y vemos un número de estrellas, son algunas de las que vemos, son las que están más cerquita pero están a millones de año luz.

No nos podemos imaginar lo que es no tener ni principio ni fin, pero nos puede llevar a darnos cuenta de lo grande que es el Padre y cómo en toda esa amplitud inmensa se encarga de darle de comer al que tiene hambre, nos se olvida de nadie y nos dice a nosotros que colaboremos con su amor y generosidad.

La idea de esta trama de panes y peces que quieren multiplicarse infinitamente es un garabato que hacemos porque querer representar todo es imposible. A pesar de eso quisimos intentar… cuando tu hijo te da un garabato, te pones muy contento. Así hacemos nosotros con Dios…le ofrecemos es este Vía Christi, nuestro garabatito.

Así pasa con el misterio… nunca podremos decir: “este es el misterio, acá logramos entender el misterio”.

Porque no se explica, es inagotable… podemos garabatear, tiras esbozos, pistas, líneas, distintas puertas de Ingreso…pero el Misterio está ahí, esperando que nos zambullamos en él. Las tramas son un homenaje a Esher y los mosaicos a Gaudi.

*Relieve de las comunidades compartiendo “El Pan” de la vida

Este es el relieve de la Pachamama, de la multiplicación de los frutos de la abundancia. Rosana hizo este trabajo. Pone al gran árbol lleno de frutos y pone a la Madre Teresa con la multiplicación de los peces y panes y las manos repartiendo y compartiendo.
Y a los costados Laura Vicuña y Ceferino Namuncurá, que poniendo lo suyo, ayudan a multiplicar los bienes para tantas manos hambrientas.

Relieve El trabajo solidario

Representa el compartir el esfuerzo en común, del trabajo cooperativo, de las cooperativas de vivienda. Es un homenaje a tantos que desde los comedores y otros emprendimientos comunitarios ayudan a multiplicar el pan de la solidaridad.


10º Jesús lava los pies a sus amigos

Décima estación del Vía Christi

Se dice que San Francisco de Asís propuso esta forma de “celebrar” esta escena del evangelio: esta tradición de lavar los pies a los ancianos y a los más pobres que ahora se práctica el miércoles santo.

Con esta idea de la unión de las culturas propusimos como modelo a la abuela Rosa Cañicul del pueblo mapuche de Pullán Pullán, en costa El Malleo.

La mano de Doña Rosa refleja el símbolo del profeta. Jesús en la iconografía bizantina es también la trinidad, la bendición y ella es una mujer santa para el pueblo mapuche.

Los rostros reflejan la alegría y emoción de ese encuentro servidor y liberador del Dios que se baja ante esta mujer y su cultura.

Relieve: La bendición de Don Jaime (Primer Obispo del Neuquén)
Las manos del hombre de Dios que sirve y bendice, que tiene la valentía de vivir lo que dice el evangelio.

Relieve: Ceferino junta leña para su madre
Son las manos de Ceferino que van tejiendo la trama de la vida… porque desde niño tenía predisposición de servicio y su vocación lo movía a educarse para servir a su pueblo. En este relieve aparecen diversas situaciones de servicio.

“Jesús se levantó mientras cenaba, se quitó el manto, se ató una toalla a la cintura y hecho agua en el recipiente. Luego se puso a lavar los pies a los discípulos y se los secaba con la toalla. Cuando terminó de lavarles los pies y se volvió a poner el manto, se asentó a la mesa y dijo: ¿Entienden lo que he hecho con ustedes? Ustedes me llaman: el maestro y el señor. Y dicen la verdad pues lo soy. Si yo, siendo el señor y el maestro, les he lavado los pies también ustedes deben lavarse los pies unos a otros”. Juan 13,2-20


11º Jesús ora en Getsemaní

Décimo primera estación del Vía Christi

En esta estación Cristo está postrado, desahuciado y confiado, que apoya su frente en tierra. La imagen está despojada… en posición fetal… es un niño en el seno de su madre, agobiado… y confiado.

Relieve: La oración de Ceferino
Esta obra también fue realizada por Nora Komerosky y representa esta dualidad que se resume en su corazón de cómo entiende a Jesús y a su pueblo. Las madres que se ven en la ventana, la Virgen y la del Nguillatún, estas dos ventanas que hay en su vida, en su búsqueda y que no se oponen, si no que se enriquecen y complementan mutuamente.

Relieve: El Nguillatún
El Nguillatún es la rogativa mapuche. Graciela Calbi trató de expresar la rogativa dentro del kultrun que es el círculo que engloba al relieve. Allí aparecen diversos elementos de la rogativa: el choique purrum (el baile del ñandú o choique), el caballo, el rehue (lugar sagrado) en el centro, las banderas arriba…

“Llegaron a una propiedad llamada Getsetmaní, y Jesús dijo a sus discípulos: “Siéntense aquí mientras voy a orar”. Y llevó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan y comenzó a sentir temor y angustia. Entonces les dijo: “Siento en mi alma una tristeza mortal. Quédense aquí y permanezcan despiertos”. Jesús se adelantó un poco y cayó en tierra, suplicando que si era posible, no tuviera que pasar por aquella hora”. Marcos 14,32-42


12º La traición de Judas, el “Yo Soy”

Décimo segunda estación del Vía Christi

Cuando terminó estos discursos, Jesús pasó con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón. Ahí había un huerto donde entro con sus discípulos. Pero también Judas, el que lo entregaba, conocía este lugar porque Jesús se había reunido muchas veces allí con sus discípulos. Llevo, pues, consigo soldados del batallón y policías mandados por los jefes de los sacerdotes y los fariseos y llegó allí con linternas, antorchas y armas. Jesús, sabía lo que le iba a pasar. Se adelantó y pregunto: ¿A quién buscan? Contestaron: A Jesús de Nazaret. Jesús dijo: “Yo Soy” (Judas, el traidor, estaba también en medio de ellos.) Cuando Jesús dijo: “Yo Soy”, retrocedieron y cayeron al suelo. Juan 18,1-6

*Relieve Traición de la Conquista

Una de las traiciones de la conquista. Cuando hicieron la ley de “la conquista del desierto” el Congreso ordeno que se haga una “limpieza” de indios hasta el norte de los Ríos Negro y Neuquén. Al sur de esta línea, el mismo Congreso, el Estado Nacional decía que era tierra de los mapuches, de los tehuelches, de los que vivían acá. Y ahí nomás uno de los generales de Roca (Uriburu): vio que del otro lado de esos ríos no habían ningún desierto y quiso también continuar allí la “limpieza”. Cuando se terminó “La conquista del Desierto” el General Roca viajó a Inglaterra donde fue recibido con honores de rey.


13º Jesús es flagelado

Décimo tercera estación del Vía Christi

Se tomó como tema para esta estación uno de los flagelos de la humanidad: la carrera armamentista, tan vieja como el hombre, pero que a medida que avanza en la ciencia genera más peligros, hasta poner en juego la vida sobre el planeta, la vida de las generaciones futuras y presentes. Todo por el poder. Por eso se puede observar un misil en el tronco donde está agarrado Jesús.
Las manos que se ven muestran tres gestos: el que ordena, el que obedece y el que castiga.

Relieve: Las malocas
Esta escena representa a las expediciones de la conquista española que hacían para buscar esclavos para trabajar en las minas.

Relieve: Mora marca fuego a la madre de Laura
Este relieve representa a Laura intentando frenar a su padrastro de que le pegara a su madre.

“Entonces pilato ordenó que tomaran a Jesús y lo azotaran y luego, los soldados tejieron una corona con espinas, se la pusieron en la cabeza y le colgaron en los hombres una capa de color rojo como usan los reyes. Y se acercaban a el y le decían: ¡Viva el rey de los judíos¡. Y le daban bofetadas”. Juan 19, 1- 320


14º Jesús carga con la cruz

Décimo cuarta estación del Vía Christi

El peso de la cruz de Jesús es el dolor por nuestras injusticias, por nuestro dejar que sucedan cosas entre nosotros. En esta estación no hay disco, Jesús está en el camino. Es la señal de que el camino de él también lo recorremos nosotros y de que él nos acompaña en el camino, cargando con nuestras cruces.

Relieve: El cruce de los Andes
Muestra cuando Laura cruza los Andes con su madre y su hermana, también es el camino de la cruz de Jesús y un camino recorrido por tanta gente de acá.

“Ellos se apoderaron de Jesús el mismo llevaba la cruz a cuesta y salió a un lugar llamado la calavera que en ebreo se dice Gólgota”. Juan 19, 17


15º Jesús es despojado de sus vestiduras

Décimo quinta estación del Vía Christi

Mirando la historia de América y buscando nuestra identidad, en esta estación se pretende mostrar el despojo que se vivió. Pizarro, el Cristo (indígena, que no tiene barba) y el general Julio Roca que está despojando a Jesús del poncho con las guardas de nuestra cultura.

Relieve: Les quitan las tierras
Este relieve realizado por Viviana Zsieva, muestra el tema de los alambrados, la tierra que tiene que ver con su forma de vida, se ven los ojos tristes de un hombre con el Lanín atrás, el kultrum etc.

Relieve: Muerte en el templo
Este relieve cuenta un hecho puntual relatado en el cartel. De estilo cubista, la autora Graciela Calbi se basó en “El Guernica” de Picasso para relatar un hecho histórico de nuestra patagonia.

“Cuando los soldados pusieron en la cruz a Jesús se repartieron su ropa en cuatro partes iguales, una para cada soldado. En cuanto a la túnica de Jesús que era sin costura, de una sola pieza decidieron: no la rompamos, más bien echemos la suerte, a ver de quién será. Así se cumplía una profecía que dice: se repartieron mi ropa y sortearon mi túnica. Así fue como actuaron los soldados”. Juan 19,23-24


16º Jesús, María y Juan

Décimo sexta estación del Vía Christi

Jesús está en la cruz pero también está flotando, elevado del piso. La forma de toda la estación es la del espiral porque es el inicio de la vida que genera un abanico que se abre al círculo de la vida. Se personifica a Juan con Ceferino y a la madre con las madres de nuestra historia, las valientes que estuvieron al pie de la cruz de unos cuantos en los momentos más difíciles de nuestra historia reciente.

Relieve: María Auxiliadora
Este relieve se inspira en un sueño de Don Bosco donde el manto de María iba creciendo para proteger a todos los jóvenes de su casa. Ella cubre y ayuda a los marginados.

Relieve: Condonación de la deuda externa
Hay una imagen con una cruz y dentro de ella hay distintas situaciones: un viejito cargando leña en el invierno, los niños viviendo en la calle, los canillitas etc. En los cuatro extremos de la cruz aparecen algunas de las situaciones que hacen que exista esta cruz que lleva la gente: los políticos y economistas con sus recetas, etc.

“Junto a la cruz de Jesús estaba su madre, la hermana de su madre, María esposa de Cleofás y María de Magdala. Jesús al ver a la madre, y junto a ella a su discípulo que más quería dijo a la madre: “mujer ahí tienes a tu hijo” Después dijo el discípulo: “ahí tienes a tu madre”. Desde ese momento el discípulo se la llevó a su casa”. Juan 19,25-27


17º Jesús entrega su espíritu

Décimo séptima estación del Vía Christi

Esta escena es Jesús que está diciendo al “Tata” (Dios) por qué me abandonaste y a la vez sabiendo que todo está cumplido.
En medio de las agresiones, del dolor, del abandono, Jesús confía… mientras es despojado por las lanzas y los clavos que terminan en proyectiles. Está despojado de todo, completamente desnudo, como crucificaban a todos los reos.

Relieve: La Virgen de Guadalupe y Juan Diego
En la Virgen de Guadalupe se basa el trabajo del Vía Christi. Ella es la verdadera evangelizadora, y lo hace a través de los pobres y asume sus signos, costumbres y formas para transmitirnos el evangelio.

Relieve: La oreja por un Patacón
Así desaparecieron los Onas. El trabajo que había empezado el Gral. Roca siguió durante el gobierno de Irigoyen con la muerte de los obreros que estaban en huelga (durante”La Patagonia Trágica”). Les daban a los cazadores de personas un patacón por cada oreja de indio que llevaban.

“Entonces Jesús, gritando de nuevo con voz fuerte, entregó su espíritu”. Mateo 27,50


18º Jesús muere y es bajado de la cruz

Décimo octava estación del Vía Christi

Nos encontramos con la Virgen abrazando a su hijo muerto: es “La piedad” cordillerana. La posición de la madre es de parto porque en algunos lugares las mujeres parían en cuclillas. Este hijo ahora lo tiene muerto y desde el dolor, lo está engendrando de nuevo.

“Intervino entonces un hombre del Consejo Supremo de los Judíos que se llamaba José. Era un hombre bueno y justo que no había estado de acuerdo con los planes ni actos de los otros. Este hombre, de Arimatea, pueblo de Judea, esperaba el reino de Dios. Fue a presentarse a Pilato para pedir el cuerpo de Jesús. Habiéndolo bajado de la cruz, lo envolvió en una sabana y lo depositó en un sepulcro cavado en la roca donde nadie había sido enterrado aún”. Lucas 23,50-53


19º La Cruz Blanca

Décimo novena estación del Vía Christi

Esta cruz fue construida hace más de 60 años y la gente se fue apropiando del lugar para venir a peregrinar, a rezar, a pasear. Por eso cuando quisieron hacer un proyecto la gente eligió enseguida éste lugar. Fue inaugurada y bendecida el 27 de Marzo de 1954. Es la Cruz vacía, signo de resurrección. En la base de la cruz hay un plato circular que representa algunos símbolos de la crucifixión: los dados, el látigo, la corona de espinas, las vestiduras, el gallo, Pedro, los clavos, como se hacían antiguamente muchos dibujos que muestran símbolos y ampliados la escala también arma una estrella de 8 puntas con simbología: el choique que es un animal sagrado para la gente del lugar y el pez, el ICTUS (pez), que era como una contraseña de los primeros cristianos para nombrar a cristo.

Después siguen los doce “yo soy” con lo que Jesús se nos revela en los evangelios: el Pan de la Vida – El hombre que viene a mí, nunca tendrá hambre; y, el que en mí cree, no tendrá sed jamás. Juan 6:3

La Luz del Mundo – el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Juan 8:12

El Camino, la Verdad y la Vida – Nadie viene al Padre, sino por mí. Juan 14:6

La Puerta – el que por mí entrare, será salvo; y entrará y saldrá, y hallará pastos. Juan 10:9

El Buen Pastor – El Buen Pastor su vida da por las ovejas. Juan 10:11

La Resurrección y la Vida – El que cree en mí, aunque éste muerto, vivirá. Juan 11:25

La Vid – vosotros los pampanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva muchos frutos; porque separados de mi nada podéis hacer. Juan 15:5

El Alfa y el Omega, el Principio y el Fin, el Primero y el Último, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso. Apocalipsis 1:8

El Retoño y el descendiente de David, la Estrella Radiante de la Mañana. Apocalipsis 22:16


20º Jesús se encuentra con Magdalena

Vigésima estación del Vía Christi

María estaba llorando afuera, cerca del sepulcro. Mientras lloraba se agachó sobre el sepulcro, y vio a dos ángeles de blanco sentados, uno en la cabecera y el otro a los pies en donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le dijeron: “mujer, ¿Por qué lloras? Les respondió: “porque me han llevado a mi señor, y no sé dónde los han puesto.” Al decir esto, miro por atrás y vio a Jesús de pie, pero no lo reconoció. Le dijo Jesús: “Mujer, ¿Por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, creyendo que sería el cuidador del huerto, le contestó: “señor, si tú lo has sacado dime dónde lo pusiste y yo me lo llevaré”. Jesús le dijo: “María”. Entonces ella se dio vuelta y le dijo: “Rabboní”, que en hebreo significa: “maestro mío” Juan 20: 11-16

A la primer persona que se le presenta Jesús es a Magdalena: una mujer (que en ese tiempo se le creía inferior) mal catalogada por la gente. Aparentemente su vida era dudosa… sin embargo es la que mas amor demostró, es a la que más se le ha perdonado por su gran amor… el gesto de Jesús es un reconocimiento a la mujer: ni los discípulos creían lo que Magdalena les decía cuando les contaba que había visto a Jesús. Los mismos pasos de la virgen de Guadalupe ¿cómo se le va a presentar a Juan Diego, a un indio?

La vestidura de Jesús está como abriéndose, es la metamorfosis de una crisálida que se desprende del gusano y se convierte en mariposa, una imagen para plasmar el misterio de la resurrección.

El diseño del plato esta tomado del centro de la margarita o del girasol que si lo vemos con una lupa se ve la formación que tiene entre sus granos de polen. Ellos muestran un espiral de proporciones áureas: como la vía láctea esta curva que se van ampliando en una proporción cada vez más grande, se expande, pero nunca llega al fin, de la misma manera para su centro de curva es un poco más chica que la anterior, pero no tiene fin.

El infinito también es para adentro, si uno busca para el corazón, también es infinito. También se trabajo el dibujo de la estrella de David.

Relieve: Religiosidad popular

Este relieve lo modeló Suyai Ancina. Cuenta cómo los pueblos latinoamericanos viven profundamente su fe, que los acompaña desde sus orígenes, manifestándose en sus costumbres y creencias. En toda América Latina el pueblo peregrina, porque el camino vislumbra el sentido de la vida, compartiendo sentimientos y necesidades.


21º Jesús y los discípulos de Emaús

Vigésimo primera estación del Vía Christi

Una vez que estuvo en la mesa con ellos, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se los dio. En ese momento se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero ya había desaparecido. Se dijeron uno a otro: “¿No ardía nuestro corazón cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?” Lucas 24, 30-32

La idea de esta escena me la dio el obispo Marcelo Melani: es María, mujer de Cleofás, (una de las que estuvo al pié de la cruz con María Magdalena y María la madrea de Jesús) la otra discípula de Emaús que ese día, junto con su esposo, vuelve por el Camino a su casa. Los dos descubren una presencia nueva en el paisano que se pone a caminar con ellos. Jesús se hace presente al hombre y a la mujer. Y las dos escenas que se trató de rescatar son por un lado: la reacción masculina frente al dolor: Cleofás que dice “¿Vos sos el único que no te enteraste?” y la reacción femenina de María, su mujer: “¿No sentíamos acaso arder nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino?”

En esta figura estamos los que caminamos en este trabajo del Vía Christi: los peregrinos, los visitantes, los artistas, los que trabajan en el proyecto. En todos nosotros hay una mezcla de incredulidad y de esperanza, angustia y entusiasmos, de interrogantes, y de fe clara…. Así recorremos el camino de nuestra vida. Y en esa mezcla de actitudes y de reacciones frente a la vida, hay alguien que camina a nuestro lado, que quiere hacer arder nuestro corazón para que juntos descubramos y apostemos al proyecto de Tata Dios: “Que todos sean uno”.


22º Jesús envía a sus discípulos

Vigésimo segunda estación del Vía Christi

Los discípulos encerrados por miedo a los judíos, y Jesús se presentan en medio de ellos. Están colocados en distintas posiciones, unos encerrados en sí mismos y otros se van abriendo.

Se trabajo las imágenes con una forma cóncava, como una semilla, con la misma simetría de los suplicantes de los bebederos.

Una espiral que nace de la herida de Cristo, una doble espiral como la de la estación de María Magdalena.

La idea es no tener miedo, “no tengan miedo, soy yo”.


23º Jesús y la pesca Milagrosa

Vigésimo tercera estación del Vía Christi

Via Christi - Est 23

Busca como el resto del paseo, hacer hincapié en la integración. En la nueva escultura, desarrollada por el arquitecto Alejandro Santana y su equipo, Jesús se representa con sus discípulos en la forma más natural y familiar.
El plato de la nueva escultura contiene una frase escrita en homenaje al Obispo Francisco Valdés Subercaseux; “Pedro me amas”, (repetido tres veces) “Tu sabes que te amo, Tu sabes todo”.
Lo interesante de esta magnífica obra es, al igual que en el santuario, la manifestación de lo cristiano y lo mapuche en forma entrelazada. Las esculturas poseen rostros que adoptan rasgos de los pueblos originarios de la zona, siendo estos conjuntos escultóricos acompañados por placas en relieve que hacen un paralelo entre la vida de Cristo; la Iglesia; Ceferino Namuncurá; Laura Vicuña y la historia de los pueblos aborígenes americanos.