Localidades Neuquinas

Huinganco

13 mayo, 2015

Huinganco, que en lengua pehuenche significa lugar de los huinganes (molles), se encuentra a 469 km. de la actual capital neuquina, se llega a la misma, a través de las rutas nacionales Nº 22 hacia el oeste, la Nº 40 hacia el norte hasta Chos Malal y finalmente las rutas provinciales Nº 43 y 39.

Integra el Corredor Neuquén Norte junto al resto de las localidades de la región como Chos Malal, Andacollo, Las Ovejas, Manzano Amargo y Varvarco.

Un pueblo que nace del oro y crece con la forestación

Al igual que Andacollo, Huinganco también tiene sus orígenes ligados a la actividad ganadera y minera. Entre el siglo VIII y IX los pehuenches poblaron sus tierras aprovechando los humedales para criar sus animales. Luego poco a poco fueron asentándose pirquineros – buscadores de oro – de origen chileno en busca del preciado metal. El poblado creció y en el año 1964 se conforma la primer Comisión de Fomento.

Posteriormente la actividad forestal comenzó a desarrollarse en la localidad y sus alrededores: tal es así que hoy cuenta con el primer bosque comunal del país con más 3700 has. cultivadas y en alusión a dicha actividad cada año se celebra la Fiesta del Bosque en el mes de octubre.

Hacia Huinganco por RP Nº 39, caminos del bosque comunal – CORFONE.

Huinganco hoy tiene una población de unos 1010 habitantes (según Censo 2010) que viven principalmente de la producción forestal, acuícola, ganadera y apícola, de actividades asociadas al turismo y a la minería en menor medida.

Un pueblo encantador con muchas opciones

Huinganco ofrece a los visitantes un interesante circuito dentro de la localidad que incluye: el Museo Puesto Pedro Olave, donde se pueden observar elementos utilizados por los primeros pobladores. El Museo del Árbol y la Madera donde se exponen troncos petrificados, variedad de maderas de la región y unas rodajas de cipreses de más de 1200 años de edad (consideradas las más antiguas de América).

Muestra del Museo del Árbol y la Madera.

También se pueden visitar las fábricas de dulces, la estación de piscicultura, el vivero provincial y diferentes lugares de exposición y ventas de artesanías.

En las afueras del pueblo las actividades incluyen trekking, mountain bike, cabalgatas, observación de aves, entre otras. El cerro Corona y el mirador San Pedro brindan una panorámica maravillosa de la localidad y su entorno cordillerano. Recorrer los bosques de pinos hasta la laguna Huinganco, sea a pie, en bicicleta es una actividad imperdible.

Charra Ruca es un pequeño paraje a 4 km. de la localidad, donde se puede disfrutar de cascadas, vertientes y montañas, y al mismo tiempo conocer la historia del lugar y llevarse artesanías típicas de la zona. Allí también se puede practicar la pesca de truchas o percas, al igual que en el resto de los espejos de agua cristalina que rodean la localidad.

Cañada Molina es un Área Natural Protegida Provincial (A.N.P.P.) localizada a pocos kilómetros de Huinganco, que protege especies de cipreses de muchísimos años que extraordinariamente se adaptaron y desarrollaron en este magnífico lugar. Todos los años en el mes de febrero se realiza la cabalgata a Ailinco, un paraje a 110 km a campo traviesa en honor a la Virgen de Lourdes.

Una localidad con todos los servicios para el visitante

El visitante que llega a este maravilloso lugar tiene variedad de opciones de servicios para una estadía confortable enmarcada en un escenario de gran belleza: alojamiento (cabañas y viviendas particulares de alquiler turístico), establecimientos gastronómicos, de artesanías y artículos regionales. También posee transporte público, cajero automático y Oficina de Informes Turísticos.

Huinganco: el jardín de la Provincia, privilegiado por su ubicación en plena Cordillera del viento. Un lugar imperdible en su visita hacia la fascinante zona norte del Neuquén.

Recuerde sacar el permiso de pesca correspondiente